Páginas

19 de octubre de 2010

Viaje sucedáneo a Tokio. Paraguas transparentes


Viajar se puede viajar de muchas maneras. La mejor es, sin lugar a dudas, viviendo la experiencia dentro de la propia piel. En ocasiones los viajes son más puntuales que frecuentes y para calmar mi sed  viajera me guardo un as en la manga: mis  viajes sucedáneos,  son aquellos que realizo a través de los ojos  y experiencias de otras personas.
Colecciono postales. La única condición es que sean postales con la  imagen de un paisaje, no importa si el lugar es cercano o lejano, solo importa que tengan una imagen de ese lugar desconocido para mis ojos. Cuando un amigo, familiar o compañero de trabajo emprende un viaje o unas vacaciones le pido una postal en mano. No quiero que me la envíen por correo ordinario, es algo que requiere demasiado esfuerzo (sellos, buscar un buzón, que llegue a su destino…). Solo quiero que me la den al regresar y a ser posible  esos  días posteriores al viaje, cuando toda la información, las experiencias, las emociones están aún a flor de piel. El día que me la traen sutilmente les pregunto, les estiro de la lengua y les escucho entusiasmada porque durante 5 -10 minutos viajaré a ese lugar con sus ojos, su experiencia reciente y ciertamente será un viaje sucedáneo pero será un viaje.
Un compañero de trabajo viajó recientemente a Tokio. Antes de irse le recordé que coleccionaba postales  y  me dijo que encantado me  traería  una de Tokio en mano. Nada más regresar me confesó que no se había acordado, le supo tan mal al pobre hombre su descuido que a la mañana siguiente apareció con su Notebook lleno de fotos de su viaje y me las comentó lleno de entusiasmo. ¡Al  final salí ganando!
En ese viaje sucedáneo a Tokio, vi una ciudad llena de rascacielos  tan altos que la gente no puede ver el horizonte, vi calles limpias, espacios ordenados, clasificados ,  barrios distintos desde la conocida zona comercial Ginza  a los barrios residenciales o  los  barrios con  casitas orientales, había templos, jardines, gente, mucha gente , vi geishas andando por la calle junto a hombres con maleta , pantalón negro y camisa blanca, vi mercados de frutas  de todos los colores y mercados de pescado al amanecer con cajas y más cajas llenas de pescados exóticos  todas excesivamente clasificadas,  vi cultura milenaria al lado de tecnología punta.
Unas cuantas fotos las hizo desde detrás de la vidriera de una cafetería, puso la cámara de fotos  en la mesa, cada 30 segundos se iba disparando repetitivamente y se podía apreciar la gente de la calle como iba pasando, era como ver la vida a través de un agujero. En esas secuencias encontré lo que más me sorprendió.  Era un día de lluvia y la gente llevaba paraguas transparentes.  Las gotas de lluvia resbalaban por esos enormes paraguas transparentes, la sensación era que la gente en Tokio quería seguir viendo un pedacito de cielo aunque fuera a través de su paraguas transparente, como si necesitaran que la luz del día entrara en su vida perpetuamente a pesar de la lluvia. Tal vez era porque eran  unos  días lluviosos  o tal vez no, pero la gente en Tokio no sonríe, no vi a nadie sonriendo en ninguna de todas esas fotos. Me acordé de la película Lost in translation de Sofia Coppola. ¿Por qué será que la gente en Tokio parece triste? Igual son los rasgos orientales que les hacen parecer tristes sin estarlo…

8 comentarios:

Amado Iniesta Sánchez dijo...

Hola Sybila. He estado en Nueva York, un viaje estupendo. Es una ciudad que me ha sorprendido gratamente. En cuanto tenga un rato colgaré algunas fotos, no todo va a ser hablar de cine. Saludos

Layna dijo...

Hola Amando. ¡Que bien! NY en otoño debe ser preciosa. Un día de estos hago un post de cuando estuve yo por allí( hace años porque aún vi las torre gemelas) y pongo, con tu permiso, alguna de tus fotos actuales. Un saludo y habla de NY en tu post!! NY está lleno de rincones donde dices" hay esto lo vi en tal peli" por tanto no está tan lejos de los blogs de cine a los que nos tienes tan bien acostumbrados.

natsnoC dijo...

+ Tengo que ver Lost in Translation, hace demasiado que la tengo pendiente
+ Tengo que ir a Japón, todos vuelven contando unas cosas...
+ Tengo que seguir pasándome por aquí, aunque aumente mi lista de "To Do's"

Clementine dijo...

Están muy bien estos viajes sucedáneos que haces. Me parece muy buena idea.
Sigue contándonoslos aquí y así es como si viajáramos también nosotros...

Petrarca dijo...

Para viajar casi nunca hace falta desplazarse y cuando te desplazas tampoco existe la seguridad de que estés viajando. A veces sólo es cambiar de sitio. Para viajar yo creo que lo que hace falta son ganas de conocer y de sentirse, aunque sea por un momento, parte de ese lugar hasta entonces desconocido. Tus viajes sucedáneos me hacen suponer que de ambas cosas te sobra. :)

raindrop dijo...

Me quedo con lo del cielo...
Hace años cambié mi residencia, me trasladé de un barrio de avenidas más anchas y espacios más abiertos a otro barrio de edificios igual de altos, pero calles más estrechas y espacios más desordenados. Echo de menos el cielo que veía en el otro barrio. La impresión es tan distinta, aun siendo dos zonas de una misma ciudad...

Sobre la alegría de los japoneses (o de los tokiotas, concretamente), quizás se deba a que por la diferente cosmovisión no somos capaces de captar ciertos códigos. No sé. Supongo que serán tan felices o tristes como los ciudadanos de cualquier otro lugar, sólo que lo demostrarán con matices distintos.
O no ;D

besos

Layna dijo...

natsnoC. ¿Tú también haces listas? es una de esas cosas que no sé si son un defecto a una virtud.. yo hago listas de casi todo. ¿qué es ToDo's? Sin lugar a dudas te tienes que seguir pasando por aquí para seguir aumentando tu lista de cosas maravillosas pendientes de hacer! ¿Japón? queda un poco lejos pero espero ir algún día

Clementine. Cuanto me alegra seguir viéndote por aquí Clementine! a mi me gusta el nombre de viajes sucedáneos... ayer me contaron otro… y yo digo, ¿cómo puede la gente viajar tanto con la crisis que hay? ¿o es que ellos no notan la crisis? ¿o debe ser lo de viajes low cost? en fin que me conformo pero se me ponen los dientes largos...

Petrarca. Comparto contigo que para viajar no hace falta desplazarse y que cuando uno se desplaza para sentir que realmente viaja solo hace falta ganas de conocer, sentirse parte de ese lugar como bien dices pero prefiero la intensidad, el entusiasmo, el cosquilleo que siento mientras emprendo un viaje real. Lo sucedáneo ayuda a seguir esperando pero no suple la vivencia física real aunque con la mente se hacen maravillas :)

raindrop. Ver el cielo cada día es algo maravilloso que aprecié cuando vi una peli de un preso que no podía verlo y lo echaba de menos. A mi me da que los de Tokio son más bien de naturaleza triste, sonreír alegra el alma, sino intenta estar alegre sin sonreír durante todo un día, ¿ a que cuesta? pues eso, aunque tengan una actitud alegre sino la demuestran no sé yo si son muy alegres. Un saludo

natsnoC dijo...

Layna, "a 'To Do' list", así, en inglés, es una cosa muy americana, pero básicamente es lo que has dicho tú: una lista de cosas pendientes de hacer o lista de tareas.

A veces lo simplifican y cuando les cuentas algo que les apetece hacer es another ToDo, algo que añadir a la lista.

Sí, tengo listas, pero no las apunto todas, algunas están en la cabeza y evolucionan espontáneamente.