Páginas

15 de octubre de 2010

Filosofía ZOOM



Me encanta hacer fotografías. Me gusta inmortalizar momentos de vida aunque cuando empiezo a enfocar y ver el momento a través de la cámara soy consciente de que no estoy viviendo realmente ese instante, me lo estoy perdiendo, solo lo observo a través del objetivo, no lo vivo. Pero ese sacrificio, bien vale el placer de revivir ese instante al cabo de los años a través de la imagen que inmortalizo.
Lo que más me entusiasma de las cámaras fotográficas es el zoom. Esa opción que permite el cambio de escala, ese acercamiento que engranda los detalles mínimos y me permite ver pequeñas maravillas desapercibidas. Paso en segundos de paisaje en “un plano medio” con una visión general del entorno a observar con minuciosidad el diseño de una flor silvestre o los reflejos de la luz en un vaso, o las grietas de un edificio. Y esa observación del detalle, de los pequeños acontecimientos me conducen al concepto de  Filosofía Zoom que podría definir como aquella filosofía que me ayuda a meditar sobre acontecimientos pequeños, la que hace magnificar los detalles minúsculos del día a día como una sincera sonrisa de buena mañana o los primeros rayos de sol que alumbran la oscuridad de la noche o el aleteo de un pájaro que bebe en la fuente o la hoja que se cae lentamente del árbol o el gesto de agradecimiento del peatón al dejarlo cruzar o la mirada limpia de un niño cuando juega a ser mayor… miles de pequeñas secuencias que mis ojos son capaces de captar y engrandecer. Con mi mágica opción zoom consigo resaltar  pequeños instantes hasta conseguir que cualquier momento del día quede catalogado  de especial entre medio del demasiado común plano medio.


9 comentarios:

Petrarca dijo...

Sí, un buen zoom suele mostrar más que un gran panorámico y esa es una buena filosofía de vida. André Gide decía que lo más profundo de un hombre es su piel, su yo más cercano, y lo mismo me parece a mí que sucede con el mundo y sus detalles. :)

Maeglin dijo...

Es una prisma y una filosofía de lo cercano a tener en cuenta. Yo en lo de la fotografía soy muy dominguero y jamás pasé del Zoom digital que pixela en exceso.

Quico dijo...

Saludos de un zoom-adicto. Me encanta seleccionar los pedacitos más carateristicos de cualquier panorámica. Luego, cuando ha pasado un tiempo, cuesta ubicar de dónde son esos primeros planos y me entretengo repasando qué hice aquel día, dónde estaba, con quién iba y así intentar averiguar por qué hice esa foto con tanta aproximación.

Un saludo!

Layna dijo...

Petrarca. Coincidimos que contemplar los detalles ayuda a ver la vida mejor. En cuanto a André Gide no lo conocía pero gracias a wikipedia sé que fue premio Nobel de literatura 1947, algo tendré que leer de él..

Maeglin. Una cámara digital puede tener un buen zoom! lo de los pixels es cierto pero seguro que enfocando con los ojos propios no tienes pixels algunos.

Quico. Bienvenido a mi blog!! me alegra que te guste el zoom como a mi! las fotos tienen eso que tu cuentas, la facilidad de evocar un día, un momento, una compañía, un detalle. Gracias por leerme y comentarme!!

Clementine dijo...

Pues mi caso es curioso, porque no tengo ni idea de fotografía pero me encanta hacer fotos de momentos concretos. Tener ese pedacito de recuerdo. De un detalle que veo bonito, de una reunión incluso cotidiana con la gente con la que estás a gusto... Y me encanta ver luego esas fotos, sobre todo si ha pasado un tiempo.
Muy interesesante tu filosofía ZOOM. Como decía El Principito, lo esencial es invisible a los ojos. O sea, que hay que utilizar más el zoom para ver realmente lo que merece la pena.
Un beso, Layna. Con zoom.

Layna dijo...

Hola Clementine!! Precioso el comentario del Principito " Lo esencial es invisible a los ojos" me ha dado ganas de releer ese precioso libro.
No te creas que yo entienda mucho de fotografía.. hoy en día las cámaras lo hacen casi todo solas!! A mi me gusta lo mismo que a ti, captar momentos, cosas cotidianas, sonrisas, paisajes y luego cuando los recuerdos se empiezan a borrar poder revivirlos. Captar los detalles eso es lo que intento hacer, con o sin cámara. Un beso enorme Clementine!

natsnoC dijo...

Soy de fotografiar el momento pero no soy de fotografiar los detalles, aunque me encantan esas fotos con muchos pixeles que puedes ir ampliando hasta encontrar cosas que no se ven en la panorámica general. ¿Conoces gigapan (http://www.gigapan.org/)?

Por otro lado no me gusta fotografiar "cosas", no sé por qué (o sí). No suelo usar mucho el zoom, y la función "macro" sólo la habré usado para probar la cámara alguna vez o por motivos profesionales.

Por cierto, ¿la foto es tuya?

raindrop dijo...

(repetimos):

El primer párrafo me ha recordado un dilema interno que, siendo fotógrafo aficionado, me ha tenido por temporadas en el "dique seco": ¿prefiero gozar intensamente de la realidad o sacrifico ese instante para poder revivirlo a posteriori tantas veces como quiera? ¿intensidad o eternidad? that's the question.
Bueno, son neuras mías, que soy muy "asín" :P

Luego está el tema del zoom, que también se puede convertir en una cuestión de macro. Y ahí otro dilema: ¿las cosas son así o sólo las veo así porque interfiero en ellas? Y me asalta Heisenberg con su principio de incertidumbre.

Uf, para un primer comentario parece que he entrado dando tumbos... tú disculparás, es la novedad :D

besiños

Layna dijo...

Hola natsnoC. Que pasada esa página de gigapan! no la conocía, me ha encantado.. ampliando, ampliando he visto una abeja dentro de un panal y sin pixels!! genial!
La verdad es que fotografío más personas que cosas. Me gusta captar por ejemplo una sonrisa de lejos, captar situaciones espontáneas sobre todo con los niños aunque los paisajes también son mi pasión. No, esta foto no es mía. Salu2:)

Bienvenido raindrop!El dilema que tu presentas sobre Intensidad o eternidad lo tenía yo muy a menudo tal vez hace 5 años pero de un tiempo para esta parte tengo claro que necesito poder tener constancia fotográfica de ciertas cosas de mi vida, es como la memoria histórica visual de mi vida. Si sólo esta en mi mente no puede perdurar, el día que yo lo olvide dejará de existir. Escojo eternidad. En cuanto al famoso principio de incertidumbre de Heisenberg, me costó tanto entender esa parte de la física quántica en su momento que mejor no hablo mucho de ello…en cuanto a la parte más filosófica del tema , pienso que las cosas son como son y las veo tal y como son ( hablamos de las cosas físicas como una mariposa)yo puedo cambiar la perspectiva pero no la cosas en si. Encantada de que te hayas pasado por mi blog y me hayas comentado. Un placer entablar conversación contigo. Un saludo