Páginas

27 de octubre de 2010

La mente. Director de orquestra


Hace unos días leí en La Contra de La Vanguardia una entrevista al neurólogo portugués Antonio Damasco y nos comenta que cualquier ser vivo, ya desde el primer microbio, responde a los cambios del entorno adaptándose.
Nuestro cerebro es del resultado de millones de años de adaptación. ¿Cómo nos adaptamos? Los sentidos proporcionan información a nuestro cerebro y este elabora y reelabora a cada instante mapas visuales, auditivos, táctiles de nosotros y del entorno para finalmente aparecer la mente. Es como si dentro de nuestro cerebro habitara una orquestra cuyos instrumentos son las percepciones, las ideas, los sentimientos cambiantes y el director de esta orquestra es la mente, la conciencia, la memoria subjetiva. Y así con la musicalidad del entorno evolucionamos como respuesta a los desafíos del medio pero no sólo eso, somos capaces de anticiparnos a los cambios y a las exigencias del medio.
Por ejemplo,  si entra un león en la habitación donde estamos, percibimos el peligro como una base material, como un proceso bioquímico que ocurre en el cuerpo y entonces lo transformamos en emoción (miedo en este caso) y luego en sentimientos. La mente nos prepara para huir.
Por otro lado para evolucionar, para adaptarnos,  nos apoyamos en el vínculo del amor. Sin ese vínculo nuestra especie no habría llegado hasta aquí pero esa fortaleza que nos hace evolucionar también nos hace débiles cuando se rompe el vínculo. Los humanos, en definitiva, buscamos un equilibrio social que mejore la especie, un adaptarse al medio.
Todo parte del mismo principio: autorregularse, tener conciencia para encontrar un equilibrio que mejore la adaptación, de la especie y sus individuos, al entorno. Con nuestro cerebro podemos vencer a la naturaleza y superarnos a nosotros mismo.
Damasco demuestra científicamente nuestra capacidad evolutiva y concluye la entrevista con unas palabras del poeta Eliot: “El tiempo pasado y el tiempo futuro, lo que podría haber llegado a ser y lo que ha sido, apuntan a un fin, que es siempre el presente”.

Podemos encontrar la eternidad en un infinito presente.
Antonio Damasco

6 comentarios:

natsnoC dijo...

Tengo un amigo que ha trabajado en robótica y tiene conocimientos de inteligencia artificial y siempre me dice lo mismo: es que no sabemos cómo funciona el cerebro.

A dia de hoy no somos siquiera capaces de replicar una inteligencia tan simple como la de un gusano o un insecto, que hacen 4 funciones básicas.

El cerebro es capaz de hacer cosas sorprendentes, hay gente que lo entrena hasta memorizar números de cientos de cifras en escasos segundos. La gente con el síndrome de savant, por ejemplo, nos demuestran que hay posibilidades increibles en nuestro cerebro (Kim Peek es el más famoso, en el que se basó "Rain Man", pero hay muchos asombrosos. Dicen que Kim Peek podía leer un libro con cada ojo, a una página cada 8 segundos)

Me encantan estas cosas. Si lo encuentro, te paso el video de otro savant capaz de dibujar una ciudad entera tras un viaje en helicóptero

...solo una mujer. dijo...

Dijo una vez Charles Darwin: "No es la especie más fuerte ni la más inteligente la que sobrevive, sino la que mejor responde al cambio". Y como especie, aunque teniendo en cuenta la edad del planeta, somos unas criaturas recientes, parece ser que de momento vamos respondiendo a algunos cambios de forma positiva.
Me siento oruga a punto de construir su capullo...

Un abrazo!

Maeglin dijo...

Lo que es verdaderamente fascinante es como procesos psicológicos ligados con la voluntad poden llegar a doblegar los bioquímicos. Por ejemplo el domador sentirá el peligro ante el león de esa habitación tal y como expones las 3 primeras veces y al forzar la situación mediante el ensayo y error con resultados favorables domina o encauza las glandulas que provocarían el sudor frio y la pre-huida en cualquiera. Por tanto a veces nosotros somos el "cambio" de modo activo y no así siempre de modo pasivo.

Layna dijo...

natsnoC. Ciertamente el cerebro es el gran desconocido para la raza humana. A mi me apasiona todo lo relacionado con su estudio. Lo que comentas de síndrome de savant no deja de ser curioso, me surge la pregunta ¿quién determina que estas personas "savant" no son en el fondo superdotadas que no se han adaptado bien a vivir en sociedad? Un saludo

...solo una mujer. Estoy totalmente de acuerdo contigo, ser capaz de adaptarse al cambio es la base de la evolución de la raza humana y de cada persona en particular. Es mi asignatura pendiente, ser capaz de ver los cambios como oportunidades desde el primer momento que despuntan. Un abrazo

Maeglin. Es cierto, poder doblegar la parte bioquímica a base de la voluntad es algo fascinante. Pienso que lo "practicamos" bastantes veces y sin ser conscientes de que lo hacemos, cuando ocurre surge esa frase "lo hice porque no sabía que era imposible" Salu2

JLin™ dijo...

A mi la mente me fascina, no pienso mucho en ello, más que nada por que nunca termino de entenderla, pero cuando me paro a hacerlo me doy cuenta de lo compleja que es... la cosa está en ¿somos nuestra mente o nuestra mente es una parte de nosotros? ¿podemos observar nuestra mente del mismo modo que podemos observar nuestro corazón?.. y no me refiero a obervar de mirar sin más. ¿Mente=Cerebro o hay algo más?

Layna dijo...

JLin. Yo creo que somos capaces de mirar la mente, de aplacarla, de escucharla. Pienso que la mente es distinta del cerebro, el cerebro es una parte del cuerpo que cuando lo escuchamos pasa a ser "mi mente", algo distinto y propio para cada persona. Podemos llegar a entender el órgano "cerebro", su funcionamiento físico y así, tal vez, estaremos más cerca de nuestra mente. Un abrazo