Páginas

11 de octubre de 2010

Miedo. La negación de la realidad


Todos tenemos miedo, dicen que nacemos con él y éste va variando conforme transcurren los años. El miedo es el rey de nuestra evolución, ya que nos ha protegido de los peligros desde el principio de los tiempos. Además, viene de serie en nuestro cerebro y es capaz de bloquear nuestra creatividad o habilidad de razonar. No nos gusta reconocerlo, porque lo asociamos a la debilidad, cuando paradójicamente no sentirlo sería peligroso. Todos tenemos miedos, absolutamente todos. El miedo es la pérdida de algo que poseemos y no queremos perder. Existen un sinfín de miedos: a la muerte,  al dolor, a la pérdida de seres queridos, a perder el empleo, al fracaso, a la enfermedad, a la inseguridad….
Podríamos hablar de dos tipos de miedo, el miedo sano y el miedo tóxico. El sano es el miedo asociado a la prudencia y que nos impide tener problemas al largo de la vida (sería el que ha ayudado a evolucionar a la raza humana), sin embargo a su lado está el miedo más sutil o dañino, el miedo tóxico, ese miedo que nos impide crecer como personas, el que aparece cuando no reconocemos un posible fracaso, el responsable de las excusas por las que negamos la realidad. El miedo tóxico nos impide ser felices, es el gran enemigo que habita dentro de nosotros.
Por tanto, si sientes miedo ¡¡ felicidades, eres humano!!  Porque realmente   reconocer que sentimos miedo es un acto de valentía que nos hace más humanos y delante del miedo, sobre todo el tóxico, solo existe una salida, mirarlo a la cara , afrontarlo y atreverse a ser honesto consigo mismo.



11 comentarios:

Nicolás dijo...

¡Que razóin llevas! Lo peor no es sentir miedo, lo difícil es saber afrontarlo y ser honesto con uno mismo

Layna dijo...

Pues sí Nicolás, lo más difícil es ser valiente y saber afrontar el miedo, hasta los días que uno piensa "casi, que hoy no me apetece". Gracias por leerme y comentarme!!

...solo una mujer. dijo...

La contemplación de que los miedos cambian a lo largo de nuestra vida, me ha gustado. Es muy cierta. Recuerdo cuando me aterraba la oscuridad. Luego fueron los espíritus. Después fue la misma vida. Ahora es perder la vida absurdamente...(entre muchos otros, seguro)

Hace un tiempo también hice una entrada hablando del miedo y recuerdo que lo que más incapié hice en ese momento era el "miedo a no tener miedo"... uffff... me estremece tan solo imaginarlo.

Un abrazo grande Layna!

Clementine dijo...

Pues yo debo ser humana, porque tengo distintos miedos, más grandes o más pequeños, a los que voy haciendo frente casi día a día. Qué remedio.
Lo que no soporto ni tolero es a la gente que va por ahí provocando el miedo a los demás y muy a propósito... Ésos de humanos tienen poco.
Muy interesante esta reflexión, Layna.
Un beso. Humano, claro.

JLin™ dijo...

Yo también debo ser humano por que miedo tengo a unas cuantas cosas, hemos desnaturalizado tanto el miedo que parece que sentirlo nos hace menos persona y es precisamente al contrario,genial el post Layna.

Layna dijo...

...solo una mujer. Profundo cuando comentas que tu miedo es "miedo a perder la vida absurdamente", da que pensar, seguro que no es tu caso. Buscaré tu entrada y te la comento porque tengo curiosidad con esto de "miedo a no tener miedo". Un fuerte abrazo!

Clementine. Que alegría más grande verte por aquí!! gracias por leerme y comentarme, me ha hecho mucha ilusión. Si sabemos cuales son nuestros miedos ya tenemos medio camino hecho, nada peor que querer hacer frente a algo que no sabemos que es. También pienso que la gente que quiere provocar miedo en los demás, lo consigue en la medida que uno se lo permita. Un beso humano para tí también.

JLin. Cuando dices "debo ser humano" me ha hecho sonreír... menos mal que no eres de otro planeta! En serio, opino que tener miedo, a según que personas las hace sentir vulnerables , sensación que no les gusta, entonces aparece la coraza, la protección, el decir que no se tiene miedo a nada ni a nadie aunque no sea cierto. Aceptar la realidad, ser humano, nos hace ser héroes de nuestra propia vida. Hasta pronto

Maeglin dijo...

En miles de películas sale una frase que por repetida y manida no deja de contener un poso de sabiduría muy positiva:

"Sólo el que tiene miedo puede llegar a ser valiente."

Porque la valentía es vencer ese miedo y quien no lo siente ante una amenaza de envergadura no es valiente si no imprudente o necio.

Layna dijo...

Maeglin. Ciertamente en las películas es un medio muy claro de visualizar a los valientes y en según que las películas yo he conseguido notar ese miedo, esa valentía que sube me sube ánimo. Genial la frase. Salu2

natsnoC dijo...

Me gusta mucho eso del miedo tóxico y miedo sano, aunque el miedo es tan amplio, hay tantos grados de miedo, tantas sensaciones que están dentro o en la frontera - inquietud, pánico, fobias, sobresaltos, desasosiego, temor - que lo de dividirlos en dos, aunque me cuadra, no lo veo.

¿Qué tal el Libro de los Padres?

Layna dijo...

natsnoC. Soy de etiquetas, de ponerle nombre a todo, de clasificar los sentimientos, soy más de blanco o negro que de la gran gama de grises porque en la inmensidad de matices me pierdo como en la inmensidad del océno. Sano o tóxico es un concepto minimalista pero es que a veces cuanto menos me complico mejor lo entiendo. El libro es de los que a mi me gustan, se lee rápido, es ameno y como tu dijiste en su día el argumento da para 12 libros de 1000 páginas. Salu2

natsnoC dijo...

Vaya. Pues en lo de las etiquetas somos opuestos, la verdad, no me gustan demasiado. Pero es bueno que haya de todo.

Sí, como te dije, estoy seguro de que Follet habría escrito 12. Pero no me los habría leido.