Páginas

28 de septiembre de 2011

Nada es para siempre


Durante el último año me he ilusionado con este blog. Durante el día pensaba post y robaba tiempo de donde podía para escribirlos y comentar a mis blogs amigos. Me he mecido en sus olas, he bajado al fondo del mar a ver la inmensidad del océano y he surcado los mares gracias a él. Me ha hecho compañía, me ha ayudado a superar malos momentos y me ha llenado de esperanza en otros. Me he sentido arropada, he tenido la sensación de formar parte de un grupo y eso es fantástico. Pero todo llega a su fin. Nada es para siempre. Las circunstancias personales que actualmente vivo no me permiten seguir en mi blog como hasta ahora. Son demasiados los cambios que se han desencadenado y que se están desencadenando en mi vida sin yo tenerlo previsto. No me siento con ánimos ni con ilusión ni con la energía necesaria para seguir escribiendo en mi blog. Ya no tengo nada que compartir, ni ideas que escribir ni cosas que comentar. No es algo pasajero ni puntual, es algo más profundo que sé que no pasará en unos cuantos días. Simplemente mi blog toca a su fin. Sé perfectamente que todo irá a mejor en mi vida, que los cambios son para bien y que mi optimismo innato florecerá de nuevo pero hasta que eso ocurra me retiro del mundo virtual. Me encierro una temporada en mi misma para poder encontrar la luz, el camino a seguir sabiendo de antemano que renaceré como Ave Phoenix pero todo requiere su tiempo. Ojala este tiempo sea solo los famosos “ 21 días”, los que los especialistas dicen que son necesarios para aceptar un cambio o para que un nueva circunstancia consiga formar parte de nuestra vida como una rutina más. Os agradezco a todos vuestros comentarios, vuestro apoyo y los buenos momentos vividos.

17 comentarios:

Clementine dijo...

Layna, no sabes cuánto he sentido leer esta entrada. ¿Y qué te puedo decir? Pues que ójala encuentres esa luz lo antes posible y te vuelvas a llenar de energía, optimismo e ilusión, que es lo tuyo. Yo desde aquí te transmito mis mejores deseos.
Y que te vamos a echar MUCHO de menos por aquí. Sí, sí, los de tu grupo, los de esta pequeña familia que has sabido crear en este maravilloso blog tuyo.
Un abrazo muy grande.

natsnoC dijo...

Querida Layna, eres capaz de hacer bonita una despedida que a mi personalmente me da mucha pena porque venir aquí, a este remanso de paz o como decían también neurotransmisor de felicidad (¿era así?) siempre era una garantía de pasar un buen momento.

Y no porque siempre estuviera de acuerdo (que no es el caso) sino porque leer el positivismo, optimismo y la efusividad con la que nos contabas las cosas me hacía disfrutar.

Bueno, tómate los días, semanas o meses que necesites. Yo creo que necesitaré más de 21 días para dejar de echar de menos tus posts.

Maeglin dijo...

Lo vivido ya no nos lo quita nadie y eso se tatuó en nuestras respectivas historias personales. Espero que sea un ciclo y que lo que finaliza sea la plataforma y no así el contacto que sin duda ha sido genial tener.
Para lo que sea, tienes un Patio que la siente como propia.
Un beso.

Señora Cahiers dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
PEPE CAHIERS dijo...

Cada vez que cierra un blog me invade una melancolía extraña, como de algo que se pierde en el camino. En este caso aún más, porque ya lo consideraba parte vital de nuestra familia de blogueros. Solo le pido, estimada amiga, que sean una despedida temporal, un paréntesis para encontrar esa paz. Gracias por tu tiempo y un abrazo.

juan andrés estrelles dijo...

Ha sido horrible, aún no consigo asimilar lo que acabo de leer. Siento muchísimo que tengas que tomar esta decisión. Obviamente acepto que tengas tus razones y entiendo que debas hacer aquello que creas que es lo más apropiado. Pero es un autentico palo. Sigo debiéndote el relato que te prometí y que de momento apenas si está hilvanado. Tendré que ponerme las pilas y terminarlo, es lo justo. Solo espero que aun que te ausentes mantengas al menos abierto este espacio y la dirección de correo. No solo por que confío en que regreses cuando te sea posible. Si no para tener un lugar al que asomarnos para dejarte un saludo, un mensaje, una palabra de animo. Mi rincón por supuesto siempre lo tendrás abierto. Como siempre digo a quienes pasáis a visitarme estáis en vuestra casa. Leerte es un placer del que espero pronto poder volver a disfrutar de nuevo. Un montón de besos.
el cuentista.

El Tirador Solitario dijo...

Un beso, amiga, Layna, ya sabes que este es uno de los espacios virtuales que más me gustan "El oasis"como me gustaba llamarlo.
Seguiré pasándome por aquí, aunque sea para ver entradas antiguas.

Buena suerte, Layna!!

Mario dijo...

Espero que encuentres la tranquilidad, al final fuera de todo, no es más que tu voluntad, porque frente a cualquier problema somos los gestores de nuestra felicidad, ¿quien no tiene problemas, quien no siente que le falta tantas cosas...?, solo hay que tener fe, esperanza en el tiempo, en la vida y aunque suene complicado no dejarse arrastrar por la melancolía. Vuelve cuando lo sientas apropiado. Un abrazo.

Mario.

Señora Cahiers dijo...

Pues lo siento de verdad y te deseo mucha suerte y que todo te salga extraordinariamente bien. Besos.

Mr. Dupin dijo...

Layna, siempre me encantó la energia de este sitio, que pena de leer esta entrada!!!

Reflexiones, blogs, ideas... Siempre te llevas algo cuando vienes aquí.

Como dice Maeglin, Sybila Layna siempre formará parte de nuestras historias personales.

Espero sinceramente que la luz esté cerca en tu camino.

Hasta la vista, un gran saludo.

Sory Escudero dijo...

OOOOOOOOOOHH Layna!!! Que voy a hacer sin mi neurotransmisora de la felicidad... tus post me han levantado el ánimo muchas veces.Deseo que encuentres lo que buscas y sea como sea,te hago saber que ha sido un fantástico placer leerte y en muchas ocasiones releerte.
De corazón, mis mejores deseos y un gigantesco abrazo.

A-B-C dijo...

A mi me invade también la melancolía pues he leido entradas muy reconstituyentes aquí. A pesar de las despedidas, que siempre me parecen tristes, te ha quedado un post muy poético.

Eso de los 21 días nunca lo había oído, pero no hagas mucho caso. No hay dos personas iguales. Espero que los cambios que se han producido en tu vida te orienten hacia esa hermosa ave Fénix. Y si vuelves por estos entornos no olvides avisar pues ha sido un placer seguirte.

Besos fuertes,

miquel zueras dijo...

Lo siento de verdad, Layna. Es curioso pero mi blog creció gracias a una época dificil y me sirvió de terapia. Ahora lo que quiero decirte es gracias de todo corazón por los buenos ratos que me has dado leyéndote y compartiendo tus sueños. Te deseo lo mejor en tu nueva etapa. Hasta siempre y besos. Borgo.

Blog A dijo...

Que haremos sin tus post llenos de luz y de buenos sentimientos.
No me caracteriza ser pelota, pero tu eres de esos blog en los que entras cuando necesitas algo de paz, precisamente esa sensibilidad que te presumo es la que hace que ahora necesites descansar, supongo que eres un contenedor de emociones y necesitas vaciarte para volver a la batalla.
En este mundo ser buena gente a veces da mucha lata, pues creo que son los más incomprendidos.
A mi me dijeron hace poco cuando quise cerrar, respira y tomate tu tiempo, pero no nos abandones para siempre y si así es, te digo que ha sigo un gran placer leerte y reflexionar con tus post.
Si quieres ver la luz, mirate al espejo.
Deja una puerta abierta.
Un abrazo Layna.

María Beatriz dijo...

Estimada Layna:
Recién llego a tu blog, por intermedio del blog de Sory.
Pienso que estamos en una época de grandes cambios. Veo a mi alrededor a muchísimas personas que están pasando una fuerte crisis personal, incluída yo misma.
No claudiques. Que los que te esté sucediendo saque a relucir lo mejor de ti.

Saludos cordiales

Tío Eugenio dijo...

Nada es para siempre, tienes mucha razón. El desánimo tampoco. Con el tiempo se cura y vuelve la ilusión y el tiempo de hacer cosas.

He aprendido mucho con tus entradas, porque traías temas interesantes y porque tienes una prosa magnífica. Así que...¡¡MUCHAS GRACIAS!! Y que sea hasta pronto.
Un abrazo,
ug

Layna dijo...

Hace una semana que escribí este post. En ese momento no podía ni imaginar que recibiría tantas muestras de cariño y apoyo incondicional por vuestra parte. Simplemente ha sido un bálsamo para mi alma, un reconstituyente maravilloso que me ha hecho recordar que, a veces, las personas intangibles son más auténticas y verdaderas que muchas de palpables.
Soy de metas, de objetivos, de proyectos, de mirar adelante sin dejar de analizar y valorar los últimos pasos andados, de palpar lo que siento y lo que me hacen sentir. A vosotros, a este mundo maravilloso os he echado de menos.
Darse un tiempo es bueno y más sabiendo que nada es para siempre, ni lo bueno ni malo. Eso es lo que hace que la vida sea como es, algo maravilloso que vale la pena vivir intensamente.
Soy incapaz de cerrar definitivamente este espacio tan mío y vuestro a la vez. Todo llega cuando tiene que llegar. Un beso y gracias de nuevo por estar ahí.