Páginas

12 de septiembre de 2011

Crowdunding. Los nuevos mecenas del S.XXI



La crisis actual es una realidad cada día más palpable en nuestra sociedad. Cada día se acerca más a mi círculo más cercano hasta llegar a rozarme a mí misma. No confío en los políticos, ni en estos ni en los otros ni en los de más allá. No confío en el subsidio del paro, ni en las subvenciones, ni en las ayudas sociales. Sólo creo en mi propio trabajo, en mi propia manera de actuar para  salir adelante en un camino que cada vez deslumbro más oscuro. Pero antes de que todo se vuelva más cenizo prefiero salir a buscar más queso como en el mítico libro ¿Quién se ha llevado mi queso?  de Johnson Spencer donde promueve la acción y el cambio antes de que todo se agote delante de nuestros propios ojos sin querer darnos cuenta de ello. Abro una nueva sección dónde simplemente pretendo compartir ideas anticrisis, crear flotadores donde cogernos si se tercia, cosas que me encuentro, que leo, que oigo para mover proyectos nuevos, para que las personas perdamos el miedo a ser emprendedores en este mundo donde sino nos aseguran el éxito no nos atrevemos a mover ni  un solo dedo…¡Como si ser fijo en una empresa privada fuera garantía de algo hoy en día! Os invito a participar aportando ideas a cualquier nivel, tanto de financiación de proyectos como de experiencias propias como lo que se os ocurra relacionado con “Flotadores anticrisis” o “Ideas anticrisis”  y así poder afrontar ideas nuevas y promoverlas activamente,   personas normales con  una vida normal. Hoy abro la sección con el Crowfunding

Crowdunding. Los nuevos mecenas del S.XXI



Ayudar a financiar algo cultural no es nuevo. A lo largo de la historia ha habido muchísimos mecenas. Basta con pensar en la construcción de catedrales como la emblemática Sagrada Familia, o monumentos y otras obras de arte pagadas por particulares, gremios o asociaciones. En la actualidad no podía faltar una financiación a través de la red, el crowfunding o  financiación colectiva. Se trata de donaciones que hace una determinada comunidad con el objetivo de conseguir el dinero necesario para tirar adelante un proyecto creativo. Esas donaciones se vehiculan a través de una plataforma on line y, a cambio, quienes participan, esa especie de mecenas cibernéticos, reciben una serie de recompensas, que varían en función de las donaciones que realizan.  El fenómeno del crowfunding viene de Estados Unidos y allí empezó con la plataforma Kickstarted hace cuatro años. En España apareció una platarforma parecida llamada Verkami a finales del 2010. Lo que resulta realmente nuevo del caso de crowfunding es que se trata de un fenómeno masivo y que el donante deja se ser un receptor de aquella obra para convertirse en parte activa. Porque no sólo se trata de dar dinero, sino que el mecenas también pude participar. Haciendo una donación viven una experiencia: se convierten en actores, en editores, en músicos, en artistas.  Y con sus ayudas en el proceso colaboran para que el creador puedas seguir creando. Algo muy positivo es que es de Tú a Tú, el mecenas conoce, interacciona con la persona que tiene una idea de proyecto a través de la plataforma que les une. No tiene nada que ver con las donaciones a ONG’s donde uno no sabe a ciencia cierta a qué se va a destinar su dinero exactamente. En el crowfunding sabes a quién le das tu dinero, qué cara tiene, para qué lo quiere, cuál es su proyecto, cómo lo va a desarrollar, cuándo… Otro factor básico  para que un proyecto triunfe a través del crowfunding son las recompensas. La gente, el mecenas, no gasta, sino que invierte. Cuando dona para una campaña de crowfunding, en realidad es como un prepago de un producto, puesto que luego obtiene la revista, el CD , el libro, la entrada para ver la obra, o lo que sea. El creador siempre recompensa al mecenas para agradecer su inversión y para fomentar la comunidad, porque, así, tal vez quiera volver a financiar nuevos proyectos. El crowfunding está resultando un flotador en tiempo de crisis. No está sujeto a ayudas o subvenciones. El único filtro es el público que los sigue.
¿Todo se puede financiar? Sería lo deseable, aunque en España no estamos acostumbrados a invertir en proyectos sociales, culturales, o de ciencia como ocurre en países como EEUU.
¿Cómo son las plataformas? Existen diversos tipos de plataformas. Todas suelen compartir similares  características y funcionamiento. Hacen de puente entre el creador y el donante. El creador llega a ellas con una idea y estas ven si se ajusta o no a los criterios de la plataforma. Si se ajusta, publican el proyecto en la web y a partir de ahí establecen un periodo de tiempo para que lleguen las donaciones al 100% de la cantidad pedida por el creador. Si se acabado el plazo no se alcanza la cifra deseada, es decir no aparece el o los mecenas deseados y el creador no recibe nada, la plataforma se hace cargo de los gastos de gestión del banco generados. En cambio, si se alcanza la cantidad buscada, la plataforma se lleva un porcentaje entre un 5% y un 10%.
Ahora sólo cabe empezar a tener ideas y atreverse a compartirlas con otros a través de una plataforma, así tal vez un mecenas nos ayude a seguir y sino ocurre tampoco pasa nada, lo importante es moverse y empezar con ilusión cualquier proyecto nuevo.


Plataformas en España
Verkami.com
Lanzanos.com
Kiva.com
Flattr.com
Goteo.org

Fuentes.
Suplemento ES. La Vanguardia (6/08/2011)

12 comentarios:

Maeglin dijo...

Muchas películas y series han acogido el sistema y gracias a las redes sociales lo han explotado. Me viene a la mente la película The Hunt for Gollum
http://www.filasiete.com/noticias/the-hunt-for-gollum-la-precuela-de-el-senor-de-los-anillos-hecha-por-fans-para-fans/

Y muchos clubes de futbol, ante problemas de liquidez en divisiones inferiores han recurrido al patrocinio popular desde siempre.

La idea es buena pero no comparto (mejor dicho no entiendo el plus que le aporte) el sistema de plataforma intermediadora, todos los casos que he conocido de primera mano se han hecho via pagina web propia y directa del proyecto a producir.

Layna dijo...

Cierto es que uno mismo puede hacer si propia web, que uno mismo puede autopromocionarse a través de redes sociales o con un blog y que el concepto "plataforma intermediadora" no es imprescindible pero yo lo veo más como cuando uno quiere comprar o vender un piso, lo puede hacer de particular a particular o bien a través de unas Fincas. Con las fincas llegas a más gente, ellos se encargan de la parte "publicidad" y parece más sencillo "delegar" esa parte. Con la plataforma es un poco eso, es como ir directo a un lugar donde normalmente entra "mecenas" dispuestos a dar dinero a cambio de decidir por ejemplo que dibujo ilustrará la portada del libro que va a ayudar a publicar a un escritor amateur. Claro que está lulu.com para hacer una autoedición gratis pero igual a uno le apetece salir en papel y estar en las librerías a costa de "no escoger" el dibujo de la portada. Sólo es una opción más que me llamó la atención porque no la conocía. Besos

natsnoC dijo...

Hmmm... No es que me parezca mal esto del mecenazgo cultural pero veo difícil que sirva para algo más que conseguir llevar al público un disco, película, libro u obra cultural. Que no es poco, pero creo que insuficiente como idea anticrisis.

A-B-C dijo...

No conocía esta iniciativa que me parece interesante.

También me parece interesante recuperar el intercambio o trueque como forma de funcionar sin dinero.

Coincido en la necesidad de no quedarnos esperando a que las ayudas vengan de los gobiernos, pero veo normal la primera reacción de parálisis tras el shock.
Saludos,

Layna dijo...

natsnoC. Hay dos maneras de ver las cosas, como un todo o como la unión de pequeñas partes. Si miro la totalidad, este tipo de mecenazgo cultural es insuficiente pero si lo miro como una parte más, como una ayuda más, como un extra para esa persona que tiene sólo un trabajo de media jornada y con esto obtiene un extra para acabar de llegar a fin de mes pues no me parece tan mala iniciativa. Por otra parte, si lo miramos solo desde el punto de vista económico igual es insuficiente pero si lo miramos desde el punto de vista “mantener la ilusión en tiempos de crisis” pues yo creo que es genial, una persona se puede sentir muy realizada y motivada si ve que un proyecto suyo, si algo que ha creado puede ver la luz y tal vez le anima a seguir. De todos modos en estas plataformas he visto revistas de publicación mensual financiadas por mecenas que crean lugar de trabajo a 3 personas por tanto…igual sirve de algo :- )
(PD. A pesar de todo lo que te digo, entiendo tu opinión y la comparto pero a mí me toca defender el post que he escrito!!!!)

A-B-C. Me parece muy interesante la iniciativa que apuntas: la del trueque. Sin ir más lejos yo he estado pensando en una iniciativa relacionada con el “banco del tiempo” que algún día acabaré poniendo en marcha. El típico intercambio de conocimientos, acciones, entre gente conocida o no dónde la moneda de cambio son “vales de tiempo”.
¿Tú crees que aún estamos en la fase “reacción de parálisis tras el shock”? yo creo que el shock ya hace días que tendría que empezar a ser asumido!!! Besos

soylauraO dijo...

Todos los intentos son buenos.La creatividad es el don humano, hay que sacarle lustre. Entonces, bienvenida la Sra Necesidad.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Layna dijo...

Soy Laura. Cuanta razón tienes... la necesidad agudiza la creatividad y para muestra un botón. Saludos

JLin dijo...

Interesante iniciativa, precisamente el otro día hablaban de ello en uno de los programas de radio que escucho y me llamó la atención. ten por seguro que le voy a echar un ojo a los enlaces que aportas.
La aparición de plataformas que intermedien me escama un poco, todos los intermediarios lo hacen por que pienso que lo suyo es sacar tajada, pero hay que dar una oportunidad al asunto creo yo.
Por cierto, excelente "The Hunt for Gollum" que menciona el señor Maeglin.
un saludo :-)

Sory Escudero dijo...

Soy un poco escéptica en este tema, en los tiempos que corren he perdido la confianza en muchas cosas,no me creo que la gente no actúe en beneficio propio,quizás lo veo muy negro...no sé, no sé...
Besos

Layna dijo...

JLin. Los intermediarios sacan tajada normalmente, es cierto. Pero en este mundo sin intermediarios no haríamos la mitad de las cosas que hacemos!!! Los intermediarios nos ahorran tiempo, nos ayudan a ir al grano… pagamos para vivir más tranquilos en todos los sentidos… El ideal sería interaccionar con “el otro” directamente pero “¿cómo llegamos al otro?” para eso están los intermediarios, en este caso, plataformas. De todos modos uno debe ser objetivo y realista y saber “ver” si le toman el pelo no, en esto y en todo ¿no crees? :- )

Sory. Nooooo esto nunca te puede llegar a ocurrir!!! Perder la confianza, la ilusión no nos lo podemos permitir!!!! Hay gente de todo en este mundo pero te aseguro que hay mucha gente buena y que actúa por el bien común… ¿acaso no ves un montón de gente buena en los blogs que frecuentas ;-)? Yo sí, la veo toooodo el rato. Un beso

Sory Escudero dijo...

Estos días en mis palabras pesa una decepción de las que te hieren el alma...pero me recuperaré.
Besitos

Layna dijo...

Sory. Seguro que esto "también pasará" para bien o para mal, todo pasa. Un beso fuerte bonita.