Páginas

6 de septiembre de 2011

Un "por qué"


Siempre he admirado a Viktor Frankl por motivos que varias veces he comentado en este blog. Tal vez su elevada capacidad para superar la adversidad y salir fortalecido en el  proceso (Resilencia) aunque  tal vez lo que más admiro de él es su capacidad de amar sin límite. Explica en su libro “El hombre en busca de sentido” que en el campo de concentración se mantuvo en vida gracias a pensar en el amor de su mujer, a imaginársela allí junto a él, a mantener conversaciones con ella, a evocar momentos que habían vivido juntos, a imaginar que la vería de nuevo algún día en esta vida. Él vivió en ese campo de concentración creyendo que ella seguía viva en algún lugar de este mundo y confiando que ella seguía igualmente pensando en él y amándolo. Sin palparla, sin verla, sin oírla, sin leerla, tan sólo sintiéndola con la  imaginación.  No fue hasta muchos años después que supo que ella ya había muerto cuando él entró en el campo de concentración. Por tanto su imaginación, su amor por ella le mantuvo vivo a pesar de no tenerla junto a él, la siguió amando y encontró un motivo para seguir viviendo, halló un sentido a su vida.  Comenta que se aferró a las rutinas, a tener algo que hacer cada día a la vez que su mente viajó al lado de su amada.
Luego con los años fue un psiquiatra muy reconocido y me consta que preguntaba a sus pacientes ¿Por qué no se suicida usted? Realmente muchos de los sufrimientos psicológicos en la actualidad se deben a la angustia por la necesidad de darle un sentido a la vida, y por la incapacidad para saber qué camino tomar. La respuesta a ese “por qué” no quitarse la vida, vale para justificarla y seguir adelante.  Cada persona debe encontrar el “por qué” de su propia vida y ser responsable para desarrollarlo: amar sin límite, ver a los hijos crecer,  tener éxito a nivel laboral, ver el amanecer, reír con los amigos, ayudar a los demás, ser un escritor relevante…cada uno tendrá su/sus  “por qué” . Aunque el éxito realmente no es lograr unos objetivos sino en encontrar el “por qué” y ser consecuente.

Después de la frase de Víctor Frankl ¿Por qué no se suicida usted? Me viene otra de Nietzche a la mente “Quien tiene un porqué para vivir, encontrará casi siempre el cómo”

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Podemos tener delante de nosotros a personas con gran valía, pero se nos hacen invisibles porque estamos siempre mirando más allá...
Lo mismo que Viktor lo viví yo y aún vivo, pero ya no me condiciona, el que no quisieran escucharme cuando les hablaba del sufrimiento que viví...

"Eres amado cuando eres reconocido" Thich Nhat Hanh

Layna dijo...

Anónimo. ¿Y no podemos mirar más allá y ver a la vez a las personas que tenemos cerca? Creo que sí.
Leo a menudo a Thich Nhat Hanh aunque de él recuerdo otra frase “A veces tu alegría causa tu sonrisa, pero también hay veces en las que tu sonrisa puede causarte alegría”
En cuanto al sufrimiento, yo creo que siempre es una manera de crecer, de avanzar, de salir fortalecido y eso lo debemos trabajar individualmente, tanto da que los demás no entiendan nuestro sufrimiento, no creo que sea su obligación “escucharnos” tan solo aceptarnos tal y como somos. Encantada de que te pases por aquí

Sory Escudero dijo...

Mi lista de "porqués" es bastante amplia, pero los principales están cerquita de mí, no tengo que mirar muy lejos...y los veo, los veo muy bien por que son mi razón para seguir adelante...
Besitos

Maeglin dijo...

Curiosa referencia cruzada y común entre dos personas muy pero que muy distantes entre sí, incluso si me apuras antagónicas, Frankl y Nietzche.

JLin dijo...

Un porqué, una esperanza, una ilusión... sin ellos la vida deja de tener sentido.
Siempre hay que buscarlos, siempre, por que si no te estancas y las cosas parecen perder su sentido y digo parecen por que es sólo una percepción, ya que la vida siempre nos está ofreciendo nuevos porqués a los que aferrarnos para vivir

Genial el post :-)

natsnoC dijo...

De esos por qués, de motivos para seguir, no me faltan, afortunadamente. Días malos tengo como todos pero ganas de poner punto y final, ningunas.

Blog A dijo...

Mis por qué tienen también nombre propio, y me han ayudado a crecer.
y mi blog ahora es uno de mis porqués.. por ejemplo. :))

Layna dijo...

Sory. Me alegro enormemente de que los tengas cerquita y los puedas ver cada día como bien comentabas no hace mucho en tu blog. Un beso

Maeglin. Por tanto esto demuestra que entre los antagónicos puede existir un punto en común…visto así es esperanzador ¿no crees?

JLin. Es cierto, la vida siempre nos está ofreciendo nuevos porqués a los que aferrarnos para vivir. Si unos desaparecen es nuestra obligación crear otros de distintos y alimentarlos un poquito cada día hasta que ocupen el lugar de un gran porqué en nuestra vida.

natsnoC. Lo sé y me alegro muchísimo que así sea. En mi caso hay “por qués” para seguir a la vez que hay alguno al que le tengo ganas de poner un punto y aparte, no final pero si aparte.

Blog A. Los “por qués” con nombre y apellidos, para mí, son los mejores. Me alegra que los tengas y que te ayuden a crecer. Lo mismo me ocurre a mí. En cuanto al blog, ha sido uno de mis “ por qués” durante el último año y de poco lo pierdo este verano pero sigue ahí y eso es alentador. Un beso

PEPE CAHIERS dijo...

La esperanza es la que nos mantiene vivos. La esperanza de un mañana mejor o simplemente distinto. Es como la curiosidad de esperar que nos aguarda el futuro. No nos podemos resistir a esperar y eso, al fin y al cabo, es vivir.

Layna dijo...

Pepe. ¡¡Me haces unos comentarios de quitarse el sombrero!!! No sé cual frase resaltar más pero tal vez por original me quedo con "La esperanza es la curiosidad de esperar que nos aguarda el futuro". Gracias!!

El Tirador Solitario dijo...

Recuerdo una película que vi hace ya años, El sabor de las cerezas. En ella el protagonista, que pretende suicidarse, ve como un desconocido intenta disuadirlo con un argumento muy simple. Él también pensó en hacerlo, se iba a ahorcar de un cerezo, y al trepar por una rama, y probar, de forma rutinaria, el néctar deliciosa de esa fruta...pensó que no merecía la pena.

Como Kiarostami es un cineasta persa, es un relato con moraleja: La vida puede estar llena de cerezas que nos regalen su néctar delicioso.
Hacía mucho tiempo que no me acordaba de esa película, que no la veía...y esta entrada me la ha recordado.
Muchas gracias, Layna!!

Layna dijo...

Tirador. ¿Pero tú no estabas de vacaciones? Ya veo que en tus vacaciones tienes tiempo para todo hasta de pasarte por aquí a hablarnos del Sabor de las cerezas... Es verdad, a veces sabores, olores, sensaciones, imágenes de este mundo son un motivo más que suficiente para seguir formando parte de él. Un abrazo y sigue disfrutando de tu tiempo libre!!

Mario dijo...

No solo un porqué sino un ahora, disfrutar de las pequeñas cositas que hay, depende de la imaginación, hacer que ciertas actividades se conviertan en alimento para el alma, es decir compromiso, que se vean pequeños logros, para ello debes trazar metas accesibles a corto plazo enrumbándolas a lo largo, pequeños tramos de un largo camino. Un abrazo.

Mario.

A-B-C dijo...

Viktor Frankl, uno de los grandes, ahi va SU LIBRO para quien quiera acercarse a este relevante profesional.
Muy oportuna cita de cierre de post.
Saludos,

Layna dijo...

Mario. Siempre aciertas con tus comentario !! Lo que tu comentas es el "cómo" del que hablaba Nitzche, lo que se debe hacer después de tener claro los "porqués" ¿verdad?. Gracias. Un abrazo

A-B-C. Gracias por acercarnos el libro!!!! eres un encanto.Un beso

Clementine dijo...

A mí tampoco me faltan por qués, me falta tiempo y ocasión para disfrutar de todos ellos. Me encanta esa frase de Nietzche, qué razón tiene.