Páginas

19 de octubre de 2011

Nada es para siempre ... lo malo tampoco.




Según Ovidio, "Cuando el Fénix ve llegar su final, construye un nido especial con ramas de  roble y lo rellena con canela, nardos y mirra, en lo alto de una palmera. Allí se sitúa y, entonando la más sublime de sus melodías, expira. A los 3 días, de sus propias cenizas, surge un nuevo Fénix y, cuando es lo suficientemente fuerte, lleva el nido a Heliópolis, en Egipto, y lo deposita en el Templo del Sol". 

La vida nos regala constantemente dificultades de mayor o menor envergadura. Nuestra misión es aceptar esa invitación de la vida  y confiar siempre en nuestra capacidad de adaptación biológica para hacer frente a lo desconocido. Los desafíos los tenemos que mirar de frente y aceptar que la incertidumbre forma parte de la vida. El reto está en olvidarnos de buscar el control absoluto de las situaciones, rechazar la resignación y ser curioso con nosotros mismos.  Entender que las dificultades no son más que oportunidades para conocernos mejor, para revisar los valores o principios donde seguir edificando nuestra vida y transformarnos positivamente. Reconocer que las circunstancias nos superan o que las expectativas no se han cumplido ni se cumplirán, es una aparente derrota, pero bien mirado, aceptar la derrota y el dolor es ya una primera victoria. Las emociones hay que aceptarlas y permitirse sentirlas, sin culparse por ellas ni pretender entenderlas.

¿Hay algo más maravilloso que alguien nos regale su tiempo altruistamente para arrancarnos una sonrisa un día y otro y otro más, con el único propósito de acompañar nuestra alma a través de soledad del desierto, hasta conseguir encender estrellas en nuestra noche oscura?
Formamos parte de la manada como bien apunta Eduard Punset. La manada nos ayuda, la soledad nos aísla. Pertenecer a un grupo de la índole y tamaño que sea, nos da esa bocanada de aire cuando sólo conseguimos sentir que el agua anega nuestros pulmones. Recordamos entonces que aún todo es tan simple como aceptar que la vida es un constante trueque desinteresado y que al final uno debe ser capaz de recibir todas las sonrisas que un día regaló.



12 comentarios:

Maeglin dijo...

Jó que sorpresa!! Que gran reencuentro!!!
En cuanto al post, comparto que con la manada las cuestiones tristes lo son mucho menos,pero todos sentimos una fase de duelo o luto cuando nos dan un golpe en el que sólo deseamos soledad en vena. tras un desengañoa amoroso, un despido, una pelea con un amigo necesitamos una pausa que si alargamos más de lo saludable nos incomunicará más que ayudará.

Por otros muchos posts Layna.
Nos leemos.

Sory Escudero dijo...

OOOOOh Layna,no sabes lo que me alegra encontrar este Oasis, has logrado sacarme una de esas sonrisas en un difícil momento en mi vida.
Tu entrada ha vuelto a ser de nuevo una luz en la oscuridad.

Como Maeglin brindo por otros muchos posts.

Un besazo.

Mario dijo...

Que bueno que estés de vuelta y cierto, uno pierde una batalla pero no la guerra y la guerra es la vida, y mientras haya alguien dispuesto no hay legado que se pierda. Y seguimos adelante, como la frase en latín post tenebras lux. Un gusto leerte. Besos.

Mario.

PEPE CAHIERS dijo...

Me alegro de su regreso, y no cabe duda de que todas esas heridas de la vida le hacen ser a uno más paciente y con una serenidad que solo la experiencia te otorga. Un abrazo.

natsnoC dijo...

Me ha venido a la cabeza un curioso relato de Neil Gaiman llamado "El pájaro del Sol" y recopilado en "El cementerio sin lápidas y otras historias negras". No por nada concreto sino simplemente por tratar del Ave Fénix.

Me alegro, y mucho, de que estés empezando a superar ese bache y hayas decidido volver. El rediseño del Blog me gusta, vas a tener razón con lo de que el fondo negro de mi blog echa para atrás.

Layna dijo...

Maeglin. Ohhh que bonito!!! Gracias por lo de “gran reencuentro”... y me alegro de que te haya regalado una sorpresa!!
Cierto es que ante una perdida del tipo que sea, es imprescindible pasar por las distintas fases del “duelo” porque si uno se las salta después la vida pasa factura. Una de las fases más importantes del “duelo” es la soledad, la introspección… como bien lo llamas tú “ la soledad en vena” pero el peligro está en dejar alargar más de lo necesario esa fase. Saber salir de la soledad justo en el momento adecuado es casi un arte. En mi caso me autoimpongo una “fecha de caducidad” a la soledad. Un beso y nos leemos seguro :- )

Sory. ¿Te he arrancado una sonrisa? Ohhhh eso si que es algo maravilloso!!! ¿Un difícil momento en tu vida? Pasará, seguro que pasará… y mientras “pasa” habla, lee, escribe y sonríe muuucho. Gracias por el brindis.. y que tu los puedas leer. Un beso guapísima.

Mario. No recordaba la frase del latín “post tenebras lux” y me ha encantado… Cierto, la guerra es la vida…. y supongo que se trata de ir pasando distintas batallas, asumiendo las derrotas y celebrando las victorias pero siempre siguiendo adelante. Gracias por tus palabras!!

Cahiers. ¿Tú crees? (permítame usted que le tutee ji ji ji ) Pues no sé si la vida me hace más serena y más paciente…supongo que sí, que lo soy más ahora que hace un año pero la verdad es que aún me falta muuuucho camino por recorre en esas dos cualidades! Aunque reconozco que la experiencia ya empieza a dejar huella en mi alma… serán los años. Un abrazo

natsnoC. ¿El Pájaro del Sol? Pues tendré que buscar ese relato y leerlo porque el nombre es de lo más sugerente. ¿Te gusta el nuevo diseño del blog? Me alegro! Algún pequeño cambio me apetecía dejar reflejado en mi blog . En cuanto al color negro de tu blog…. diríamos que el negro es “elegante” pero no alegre… pero claro el universo es grande, inmenso y negro… pero no alegre… y mira que tú eres una persona optimista y alegre. Una cosa no quita la otra.
En cuanto a “ empezando a superar ese bache” es justamente la expresión concreta… Y como tu bien sabes, pongo fechas límite a todo y a este bache también se la puse. Mi número mágico es el 21 y pasado ese tiempo “justo” o una arranca de nuevo o mal vamos. Un abrazo.

A-B-C dijo...

Me alegra verte de vuelta y tan recargada, con nuevo look y nuevo nombre para tu espacio.

Besos,

Tío Eugenio dijo...

Me alegro de que nuevamente "te permitas sentir las emociones..." y vuelvas al blog. El ave fénix, de tanto renacer, estaba siempre sucio de ceniza como el deshollinador de Chitty Chitty Bang Bang, pero veo que tu blog tiene ahora las plumas nuevas. mejor.

El Tirador Solitario dijo...

¡¡Qué alegría amiga Layna!!

Me encanta tu regreso, y su nuevo título, estupendo, retrata fenomenal lo que es este sitio.
Acabo de llegar de viaje, y es muy grato este rencuentro.
Enhorabuena!!!

Blog A dijo...

Como siempre una entrada llena de luz y buenos sentimientos, la que regala sonrisas espero las haya recibido en gran cantidad, hay que permitirse llorar, y estar triste, la vida es lragar y tiene muchas tormentas que capear.
un beso

juan andrés estrelles dijo...

Hola Layna que alegría volver a leerte. Casi no podía creerlo cuando vi la entrada en el enlace de mi blog. Lamento eso si llegar tan tarde a la cita.
Al hilo de tus palabras me gustaría aprovechar para darte las gracias. Gracias por mantener encendida esta estrella que nos acompaña en nuestras respectivas travesías vitales. Ciertamente no hay nada más maravilloso, que el que todos dediquemos un poco de nuestro tiempo a distraernos unos a otros. Contando aquello que se nos ocurra. Ya sea arrancándonos una sonrisa, una reflexión o incluso una lágrima. Todo contribuye de alguna manera a hacer los días más llevaderos. Un besazo.

Layna dijo...

A-B-C. Gracias!! Como bien me comentaste en su momento, 21 días no tiene porque ser suficiente tiempo y en eso te doy todo la razón… pero seguir adelante y provocar a la ilusión es el primer paso. Un beso

Tio Eugenio. Sentirse a uno mismo es importante y aconsejable. Que gracia me has hecho conlo de Chitty Chitty Bang Bang… me alegra que te guste el nuevo look. Un abrazo

Tirador. ¡¡Que alegría me da verte por aquí!!! Espero que hayas tenido un buen viaje y me alegra que este reencuentro haya sido una sorpresa agradable. Un abrazo

Blog A. Hola preciosa. Como bien comentas tú, la vida hay que saber capearla!! Pues en eso estamos, en aprender a capear lo mejor posible y si toca llorar se llora y si se puede reír se ríe. Gracias!!! Un beso

Juan Andrés. Cuanta razón tienes!!! Compartir las vivencias, los sentimientos, los pasamientos con los demás es altamente reconfortante. Gracias a ti por querer ver mi estrella. Un beso