Páginas

12 de marzo de 2011

Aung San Suu Kyi


Hay personas en este mundo que trascienden. Una de ellas es Aung San Suu Kyi, un icono viviente de la vía de la no violencia hacía la democracia en Birmania, Premio Nobel de la Paz en 1991. En los últimos 21 años se ha pasado 15 bajo arresto domiciliario. Finalmente el pasado noviembre fue liberada.
Esta delicada pero fuerte mujer me recuerda a una pyut-taing-htaung , esa muñeca tradicional birmana con forma de huevo que, por mucho que lances al suelo, siempre acaba de pie. Incluso aislada, su prestigio no ha dejado de crecer. El dictador birmano Than Shwe no puede tolerar que mencionen su nombre delante de él. Supongo que se debe a que  su nombre simboliza la esperanza de su pueblo. Cuando Aung San habla, los comentarios  que realiza hacía los que la han tenido encerrada siempre son en busca del diálogo, del acercamiento, nunca con reproche.
En una reciente entrevista comenta sobre su querido  pueblo birmano “Espero ser capaz de ayudar al pueblo birmano a tener más confianza en sí mismo. No quiero que dependan de mí. Quiero que dependan de ellos mismos.  Si puedo ayudarlos a tener mayor confianza en ellos mismos, creo que entonces estaré satisfecha. Quiero que el pueblo birmano tenga la libertad, la seguridad y la oportunidad de intentar mejorar sus vida, que aprenda a cuidarse y levantarse sin tener que depender de nadie” Delante de la pregunta de si en estos años ha tenido algún momento de debilidad, ganas de abandonar y exiliarse comenta “Nunca he considerado todo lo que he hecho como un sacrificio, porque fue una elección que hice. Escogí hacer lo que estoy haciendo. Por supuesto que añoro mucho a mis hijos y me gustaría estar más cerca de ellos, pero cuando lo comparo con las vidas de muchos presos políticos, veo que estoy mucho mejor….No tengo nada de que quejarme. No creo que tenga derecho a decir que he hecho muchos sacrificios cuado hay tanta gente que ha sufrido mucho más que yo o mi familia”  Su opinión sobe el budismo pasa por comentar  que le ha ayudado de muchas maneras, “Particularmente, a desarrollar un sentido de conciencia, y eso es muy importante en la política y en la vida. He tenido mucho tiempo para la meditación durante mis años de arresto domiciliario. La meditación te enseña lo difícil que es controlar tu propia mente y tus propios pensamientos, y aprendes cuán necesario es mantener tu vida bajo control. Mi vida no es nada normal. Pero lo importante es que yo la controle pase lo que pase. No se puede controlar todo lo que te pasa, pero sí tus respuestas.  Cuando le preguntan sobre el miedo su respuesta es ejemplar “El miedo es una cosa terrible. Corroe tu vida. El miedo aparta de ella lo que le da sentido. Cuanto más vives con miedo, más pierde valor tu vida. Todos tenemos que aprender a superar nuestros miedos. No estoy diciendo que tengamos que eliminarlos de nuestra vida. Los seres humanos somos susceptible al miedo. La cuestión es no permitir que el miedo controle nuestra vida. Si lo más importante es controlar nuestra respuesta a lo que nos pasa, no hay que permitir que el miedo sea nuestra respuesta”
Es una mujer que antepone sus ideales a su propia felicidad. Una mujer que trasciende, que evoca paz, calma y fortaleza sin fin. Una mujer que nos habla de la importancia de depender única y exclusivamente de uno mismo. Nos enseña lo inútil que es quejarse y nos recuerda que debemos ser consecuentes con nuestras elecciones.  Alaba la meditación porque gracias a ella podremos dirigir nuestra mente acallándola. Comenta que no se puede vivir con miedo, que nadie puede controlar nuestras vida y el miedo tampoco. Nos encontramos delante de una mujer inmensa de quien no puedo sentir más que admiración.

10 comentarios:

A-B-C dijo...

No me extraña que sientas admiración.
Besos,

Clementine dijo...

Sí, es admirable. Haría falta mucha más gente así para arreglar el tinglado de mundo donde vivimos.

El Tirador Solitario dijo...

De la misma madera de Mandela, "Soy el dueño de mi destino"...

Layna dijo...

Cierto es A-B-C y Clementine que es admirable esta muje. Al leer sobre ella pensé ¿compensa? tener una vida así ¿compensa? no sé, será que mi vida es más normal pero no creo que tuviera esa entereza, esa fuerza. A veces pienso que hay personas que son más que humanas como ella.

Tirador Solitario. De la misma madera que Mandela, es cierto. La frase " Soy dueño de mi destino" es perfecta. Me encantaría poderla aplicar a mi vida como ellos la han aplicado a la suya pero no lo hago, reconozco que no lo hago, me debe faltar su decisión, su valentía, sus ganas de pensar en los demás siempre y en todo momento antes que un uno mismo.

natsnoC dijo...

Yo desde luego no podría, aunque me gustaría pensar que en las circunstancias adecuadas sí podría. Pero creo que no, que no podría. Lo que hace admirables a estas personas es lo absolutamente especiales y únicas que son.

Lamentablemente, por supuesto.

PEPE CAHIERS dijo...

El miedo es libre y, en el ejercicio de esa libertad, está la opción de resistir y la semilla de la rebelión. Pero cuando el miedo es asfixiante, la reacción puede ser el valor como forma de antídoto.

Mr. Dupin dijo...

Tanta valentia la hacen merecedora de la admiración que le muestras con este post. Personalmente no conocia la historia, asi que te agradezco por haberla publicado. Es inspiradora.

madison dijo...

Impresionante. Que genial entrada...

Layna dijo...

natsnoC. Pues yo tampoco podría pero llegado el momento crucial nunca se sabe de lo que uno/a es capaz.

Pepe Cahiers. El miedo pienso que es el mejor detonante, lo que nos mueve, lo que nos da la fuerza para afrontarnos a lo que nos hace mal. Delante de situaciones límite que nos dan miedo, que nos asustan, siempre aparece esa fuerza interna que nos ayuda a plantear la situación con la frialdad que se requiere. A mí me pasa pero cuando en juego están los míos o yo misma ¿Por desconocidos? eso es altruismo puro y duro, reconozco que estoy a años luz de ese sentimiento.

Mr. Dupin. ¡Gracias por encontrarla inspiradora!

Madison. ¡Que alegría verte por aquí! Bienvenida a mi blog y vuelve siempre que quieras. Un saludo

JLin dijo...

Esta mujer es un ejemplo así de grande, grandísimo, no es nada fácil tener le valor y el coraje de personajes como ella. Como dice Mr. Dupin, inspiradora y un ejemplo a seguir.