Páginas

5 de junio de 2011

Neurotransmisores de la felicidad



¿No os ha pasado nunca que de repente “entendéis” algo y se habré una luz en vuestra mente? Es como un camino eléctrico que enlaza el pasado con el ahora y se proyecta hacía el futuro. Cuando eso llega a ocurrirme me siento como tocada por los Dioses; entender una ecuación mega complicada de matemáticas, resolver un problema en la vida real, enlazar situaciones…
En esos momentos divinos tiendo a imaginar el interior de mi mente, a visualizar esos senderos destellantes activados y me deleito con esa inmensidad que hay dentro de mi cabeza. El funcionamiento del cuerpo humano no deja de maravillarme sobretodo la mente humana. Entender como funciona me ayuda a desarrollar mejor muchas de sus infinitas posibilidades.

Me gusta tener pensamientos alegres y positivos. Muchos son los que dicen que son adictivos, que enganchan, que lo positivo atrae lo positivo y que todo tiene una base científica. Cuando me dicen que “tiene una base científica” ya han conseguido que me lo medio crea. Entonces indago, investigo y me lo acabo de creer o no según mis propias conclusiones. Hoy le toca el turno a los neurotransmisores.



El cuerpo humano produce unas maravillosas substancias químicas llamadas neurotransmisores, que sirven para transmitir mensajes entre las diversas zonas del sistema nervioso comunicando neuronas, cerebro, médula espinal…
Además son los encargados de activar o inhibir estados anímicos. Un  estado anímico específico genera un neurotransmisor concreto.
Así se crea el hábito de activar substancias que nos ponen alegres o tristes. Si nos acostumbramos a activar un neurotransmisor determinado (por ejemplo el de la alegría), lo acabaremos haciendo de forma automática entrando en el estado de ánimo que genera esta sustancia. Esto lo hacemos a diario pero sin saberlo controlar y muchas veces activamos el neurotransmisor equivocado con mucha facilidad.
Hay muchos neurotransmisores pero dos son muy conocidos y esenciales en nuestro comportamiento y estado anímico: la serotonina y la gaba

La seretonina actúa sobre las emociones y el estado de ánimo. Es la responsable del bienestar, genera optimismo, buen humor y sociabilidad.  Pero si no la segregamos, se activa todo lo contrario.
Una de las asignaturas pendientes en nuestra sociedad occidental es aprender a fabricar serotonina y cuanta más mejor. Aprender a conocer y multiplicar nuestro propio caudal de serotonina. Todo lo que conecta con la alegría y el placer genera grandes cantidades de serotonina que se distribuye por todo el sistema hasta inundarlo de felicidad: bailar, cantar, practicar ejercicio, la buena música, contemplar el mar, mirar el fuego, reír, que nos hagan un masaje, el sexo placentero, una ducha caliente un mañana fría de invierno o un baño frío un día caluroso de agosto…
En cambio los pensamientos desagradables, las malas noticias de los informativos, hablar de cosas tristes y preocupante, enfadarse, inhibe completamente la activación de la serotonina

La gaba ( ácdio gamma aminobutírico), tiene la función de frenar la producción de los neurotransmisores excitantes que pueden llevarnos al estrés. Gracias a la secreción de la gaba podemos tener calma, dormir bien, concentrarnos. En pocas palabras la gaba es tranquilizante.
Si no la activamos, se produce hiperactividad cerebral, excitación e insomnio. La falta o carencia de la gaba nos producen las llamadas “tormentas eléctricas del cerebro” que despiertan la agresividad, la irritación , el mal rollo.

Todos los neurotransmisores están diseñados para que nuestro sistema funcione sano y en armonía. Nuestro trabajo es aprender a utilizarlos adecuadamente, reconocerlos y activarlos según sea la situación que vivimos, Por ejemplo la adrenalina es muy útil y necesaria cuando vivimos una situación puntual de estrés, pero es insano mantenerla activa fuera de esos momentos. Seguir activándola cuando no se precisa nos puede hacer enfermar. La adrenalina inhibe y bloquea la secreción de las serotonina y la gaba. A más adrenalina menos serotonina y gaba, menos capacidad para paladear, disfrutar y asimilar una agradable comida, un paseo tranquilo..

Por tanto debemos decir adiós a las personas y situaciones estimuladoras de adrenalina ( las que gritan, nos estresan, nos sacan de quicio..) y acercarnos a la situaciones y personas que nos generan endomorfinas ( amables, alegres, cordiales, con buen humor)
A más pensamientos agradables, más creación de serotonina y cuanta más serotonina, más pensamientos agradables. El cerebro es moldeable y podemos educarlo, reconducirlo para generar bienestar. Él  tiene las sustancias adecuadas y necesarias, nosotros mismos la podemos activar. Podemos crear el hábito de segregar serototonina cada día y apostar por ser más felices sin darnos cuenta.  

Como dice John Hagelin, experto en el desarrollo de la teoría del campo unificado cuántico: “Hay química para la rabia, para la felicidad, para el sufrimiento, para la envídia…”

Bibliografía:
"Feliz nuevo día" Anna Llauradó, Lena Mercadarl. Editorial Planeta y webs relacionadas con el tema

11 comentarios:

Tío Eugenio dijo...

Interesante el artículo de hoy, aunque te reconozco que me da mucho miedo pensar que somos sólo química. Entre otras cosas porque eso permitirá que algún día nos mezclen en la pepsicola hormonas para inhibir la capacidad de discrepar o de desobedecer.
Te deseo una semana llena de serotonina.
Ug

A-B-C dijo...

Hola Sybila,

Gran post, como siempre.

Las endorfinas, esos grandes neurotransmisores relacionados con sentimientos de bienestar. La serotonina también está relacionada con el sueño...

He buscado fórmulas para muchas cosas relacionadas con el vivir, como si con fórmulas matemáticas y físicas se pudiera llegar en un pis pas a lo deseado. Creo que es la propia vida y nuestra disposición interna las que nos va conduciendo. Lo bueno, de las experiencias podemos aprender y crecer.

Pero es sólo mi sentir. Siempre invitas a la reflexión, gracias

El Tirador Solitario dijo...

Un artículo ideal para la tarde de domingo...yo ya estaba presintiendo el lunes tormentoso...y este post me ha animado como si fuera un novela de Wodehouse...y es que este blog es una fuente de serotonina o gaba, según el momento que lo lea, o el tema que trata...que no es poca cosa amiga Layna...
¡Un abrazo!

JLin dijo...

El cerebro es una máquina alucinante y sorprendente que no llego a comprender pero me maravilla; somos química cierto, pero también mucho más ¿no crees?

Por cierto, puestos a engancharse, mucho mejor hacerlo a los pensamientos positivos.

Excelente post, no puedo menos que calificarlo como... ¡¡¡precioso!!!... ¡¡¡¡ ;-)

Sory Escudero dijo...

Layna, eres una neurotransmisora del optimismo, leer tu post es una inyección de alegría. ¡Excelente forma de comenzar el día! Hasta los nubarrones que veo por mi ventana me parecen más bonitos......
Un abrazo.

juan andrés estrelles dijo...

Me has convencido, voy a tratar de aplicarme en generar serótina a todo tren. Te aseguro que hoy me va a hacer falta. Menos mal que he pasado a visitarte temprano. Creo que leer tu post me ha predispuesto a afrontar la jornada con mejor ánimo. Un abrazo.

maslama dijo...

hola Sybila;
una excelente explicación, he disfrutado leyéndola, aunque me ha suscitado algunas dudas. ¿De verdad piensas que se puede (y/o se debe) dar la espalda a todas las personas y situaciones no agradables? Para ser franca, no sé si te entendí bien..

besos,

Mr. Dupin dijo...

Que interesante tu post, la bioquimica del cerebro es muy compleja. Al GABA acá lo tratamos de él jeje, y un profesor decia ante la clase bochornosa ¡Activen los GABA un rato! En realidad no me gusta hablar del termino "bioquimica cerebral" porque me suena a que hay un caldo donde estas sustancias se mezclan.

Lo que yo pienso es que el cerebro es una entidad asombrosamente compleja y en cuyas sinapsis se secretan estas sustancias. En lineas generales se asocian de la forma que cuentas pero la complejidad de los circuitos y de las emociones como procesos neuronales es superior a lo descriptible.

Lo increible de estos receptores-sustancias es su importancia per se, dado que los famosos fármacos psicoactivos terminan por actuar sobre esos puntos: la sertralina o fluoxetina sobre la serotonina, las benzodiazepinas (diazepam, alprazolam, etc) sobre el GABA, y otros tambien sobre la adrenalina la cual se estimula para la atencion. Y la cocaina por ejemplo sobre la adrenalina-serotonina. Digo esto para enumerar la importancia de tales mecanismo creo que siempre que sea posible habriamos de evitar su uso.

Creo que lo mejor es ante un problema integral, dar una solucion integral. Quiero decir vivir de la forma más sana posible y que estas sustancias tomen su patron esperable más beneficioso. Evitar toda adicción es un buen paso. De todas formas es muy interesante conocerlas.

Saludos.

Layna dijo...

Tío Eugenio. Confío que los controles de calidad impidan que nos mezclen nada con la pepsicola!!! Discrepar y desobedecer es muy necesario en esta vida!!!Cierto es que ser solo química asusta pero es que somos química y alma.. o eso creo yo. Buena semana para ti también

A-B-C. Mi mente analítica hace que me tiente enormemente encontrar la parte “fórmula matemática o física o química” que me conduzca a la felicidad como aquello de 2+2=4… Sé que no se así, sé que cada persona es un mundo y que cada uno crece según sus propias experiencias pero aún sabiéndolo me gusta fantasear con fórmulas imaginariamente perfectas. Gracias por tu apoyo incondicional. Besos

Tirador. Espero que tu lunes haya sido más alegre y tranquilo de lo previsto gracias a la serotonina y la gaba!!! Gracias amigo

JLin. Siii somos química y mucho más!!! Somos alma y química. Entre las dos cosas conseguimos encontrar tu querido “equilibrio” al cual si le sumamos pensamientos positivos, nos da como resultado pedacitos de felicidad :- )

Sory Escudero. Ah que bonito esto que dices “ neurotransmisora de optimismo” pero que piropo tan bonito!! Gracias. Un abrazo

Juan Andrés. Espero que ahora, al final del día, realmente hayas notado un cambio, una predisposición a la alegría gracias a tu estado de ánimo positivo. Un abrazo

Maslama. Lo que quiero decir es que no podemos estar toda la vida rodeados de negatividad, de situaciones negativas o personas negativas porque eso es como un pozo que nos arrastra. Evidentemente que no podemos dar la espalda a nadie que nos importe y que tenga un mal momento o una época oscura, debemos tenderle la mano pero “siempre” no. Un abrazo

Mr Dupin. Alucinante que todo un estudiante de medicina nos ilustre con sus conocimientos!!! Gracias!!! Coincido contigo en que lo importante es una solución integral, evitar en la medida de lo posible los fármacos porque crean adicción. Pienso que lo ideal es que sepamos generar estos neurotransmisores de forma natural aunque a veces resulte difícil. Un abrazo

natsnoC dijo...

¡Ostras! Muchas gracias, me acabas de recordar un posts que hace unos meses quise hacer y por unas y otras cosas aparqué. Me lo apunto y a ver si me da tiempo a prepararlo pronto.

El post de hoy es uno de los que más me ha gustado.

Layna dijo...

Me alegra que leerme haya despertado algún pensamiento aparcado y postees sobre ello en breve. ¿De los que más te han gustado? Pues eso si que es un halago...Tendré que hacer un análisi sobre "que tiene este post para que sea especial"!! Un abrazo