Páginas

7 de abril de 2011

Tiempo para pensar. Instinto



Cuenta una historia que una familia de leones paseaba tranquilamente por un prado cuando una estampida de búfalos provocó que uno de los cachorros, apenas recién nacido, se perdiera en medio de la selva. Al día siguiente, un grupo de ovejas se cruzó en su camino y lo adoptó como un miembro más de su rebaño. Al ser tan pequeño, el animal creció sin ser conciente de su verdadera naturaleza. Estaba convencido de que era una oveja. Sin embargo, por más que tratara de balar, emitía extraños rugidos. Y por más que se alimentara de hierba, cada vez que veía a otros animales sentía el impulso de devorar su carne. Este comportamiento perturbaba enormemente al joven león. A diferencia del resto de ovejas, que pastaban plácidamente, el felino solía estar angustiado, cabizbajo y triste.
Los años fueron pasando y el animal se convirtió en un león corpulento y fiero. Una mañana, mientras el rebaño descansaba a orillas de un lago, apareció un león adulto. Sus rugidos provocaron el pánico entre el rebaño. Todas las ovejas huyeron despavoridas. Y lo mismo hizo el león que creía ser una oveja. Estaba tan asustado como el resto de sus compañeras. Nada más verlo, el cazador no pudo evitar su sorpresa. Anonadado le preguntó:
- ¿Qué haces aquí?
Y el otro, aterrorizado, le contestó:
- Por favor, ten piedad de mí. Solo soy una simple oveja.
- ¿Una oveja? ¿Pero qué dices?
Seguidamente, el león adulto arrastró a su camarada a orillas del lago y dijo:
-¡Mira!
El león que creía ser una oveja miró, y por primera vez en toda su vida se vio a sí mismo tal como era. Luego volvió su mirada hacia el león  adulto y de nuevo observó su reflejo en el lago. Sus ojos se empaparon de lágrimas y soltó un poderoso rugido. Acababa de comprender quién era verdaderamente. 
                                                                                                                     Fábula

15 comentarios:

natsnoC dijo...

No sé si me veo capaz de extraer moraleja positiva de esta fábula, pero espero al menos que no se comiera a ninguna de las ovejas que le adoptaron.

PEPE CAHIERS dijo...

Había unos dibujos de Disney en los que la cigüeña se equivoca y entrega un cachorro de león a una oveja y también se cree como tal, hasta que una noche un lobo acorrala a las ovejas, y entre ellas al león. En el último instante éste reacciona y actúa como un feroz felino poniéndo a la fuga al lobo. La moraleja podría ser que, hasta del rebaño más manso puede surgir la semilla de la rebeldía.

Maeglin dijo...

Me ha recordado la genial escena de la Mamut que creía ser ardilla en Ice AGe 2. A veces necesitamos un escudero, un acicate que nos asome la primera rendija de la puerta a nosotros mismos para pegar el empujón y abrirla.

Clementine dijo...

"Lambert, el león cobarde" se llama ese corto de Disney, está genial y el lobo mola un montón.
Supongo que la fábula quiere decir que, según lo que te creas que eres, actúas de una u otra manera.

Mario dijo...

Una fábula muy bonita, suelen ser muy tontas u obvias pero ésta me parece sobradamente bien hecha, rescato encontrar nuestra imagen, ver a un león y no a una oveja, creer en que podemos cumplir nuestras metas con esa determinación propia del triunfador, no del timorato. Porque todos dudamos, la cuestión está en decidirse. Un abrazo.

Mario.

natsnoC dijo...

Bueno, yo es que a veces me pongo a pensar mal y a hacer lecturas distintas, y leo el texto y veo a alguien de sangre real que no es capaz de integrarse ni identificarse con la plebe pacífica y con vidas tranquilas en comunidad, que sólo es feliz una vez descubre que en realidad es el rey y debe ejercer como tal.

Pero claro, es una lectura quizás un tanto desviada, aunque parezca más un cuento para príncipes.

natsnoC dijo...

Hoy que estoy respondón. Sin ánimo de molestar en absoluto, y disculpas en caso de haberlo hecho.

soylauraO dijo...

HERMOSA FÁBULA, MUY BIEN CONTADA.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Layna dijo...

natsnoC. Nada hombre nada, que te dejo que seas todo lo respondón que quieras. No molestas en absoluto y tus disculpas son innecesarias. ¡Habla todo lo que te apetezca!!!!

No he podido pasar sin responder al respondón de natsnoC ;-). Luego, con calma os doy mi opinión de la fábula

Clementine dijo...

Pues a mí me encantan tus lecturas distintas, natsnoC, porque siempre me hacen ver las cosas desde otra perspectiva y eso está muy bien.

miquel zueras dijo...

Es como las historias de Tarzán y Mowgly, adoptados por especies diferentes. Creo que leí un relato de Kipling basado en esta historia. Saludos. Borgo.

El Tirador Solitario dijo...

A mi me ha encantado el relato, yo lo veo como una historia de desarraigo, con un poso agridulce de alguien que se puede sentir extraño en sus dos comunidades...

Me ha hecho recordar aquella coplilla de Chicho Sánchez Ferlosio:

Yo soy un moro judío / que vive con los cristianos, / no sé qué Dios es el mío / ni cuáles son mis hermanos.

JLin dijo...

Ale, todo el mundo a buscar un estanque y a mirarse bien y buscar cual es su verdadera naturaleza, sin ánimo de contradecir a natsnoC, que bien sabe cuanto y cómo le aprecio, no creo que vaya de reyes o plebeyos, tanto da que sean leones y ovejas que monos y cabras o lagartos y zarigüellas.

Layna dijo...

Desde mi punto de vista la fábula nos recuerda que debemos “Ser uno mismo” que debemos ser capaces de mirar sin miedo nuestro interior, dentro de nosotros mismos, descubrir como somos realmente y vivir en consecuencia. Igual vivimos entre unos parámetros que nos anulan o que no dejan aflorar nuestra verdadera esencia, notamos que no acabamos de estar bien, de sentirnos totalmente a gusto y no sabemos porque. Pero de repente aparece algo que nos hace reflexionar, que nos da la pista definitiva y entonces todo se esclarece.

Layna dijo...

natsnoC. ¿Tu crees que se podría llegar a comer una de esa amables ovejas? Nooo, seguro que no.

Pepe Cahiers. Eso “del rebaño más manso puede surgir la semilla de la rebeldía” es algo que no se me había ocurrido. En la historia que cuentas se refleja claramente.

Maeglin. Cuanta razón tienes. A veces nos hace falta alguien que nos empuje, que nos deje justo delante de la puerta, que nos facilite un poco las cosas y entonces es cuando pensamos “¿pero cómo es posible que no me hubiera dado cuenta antes?”

Clementine. Bien por mi Clementine y sus datos cinematográficos sin fin. ¡Sabía que nos esclarecerías este dato!! ¡Gracias! Y cierto según lo que te crees que eres haces una cosa y otra

Mario. Pues supongo que sí, que todos tenemos dentro un león que debemos dejar salir en el momento justo y alimentarnos de su fuerza para ser unos triunfadores y conseguir nuestras metas.

natsnoC. ¿Sabes que es lo mejor, desde mi punto de vista, de tener un blog? Bueno primero que me obliga a escribir con regularidad algo medianamente interesante, luego obtener un feedback con la gente que lo lee pero sobre todo es ver como las personas todas vivimos, a grandes rasgos , de la misma manera y todas somos tan distintas, vemos el mismo texto de diferente manera y lo expresamos de distinta manera. Eso me encanta. Por ejemplo en esta fábula que yo creía que solo tenía una interpretación posible va y me encuentro un montón de matices distintos y el tuyo el matiz más dispar (of course) pero eso es sumamente enriquecedor. Hecho este gran paréntesis introductorio opino que igual tienes razón, igual corre sangre de “amos del mundo” por nuestra sangre y estamos camuflados entre la pacifica comunidad. Pero no me declino por esa opción aunque me encanta que la expongas.

soylauraO. Me gusta que te guste.

Miquel Zueras. Eres un gran admirador de Kipling, ¿verdad? Es cierto se parece a Tarzán y Mowgly con otros matices.

Tirador Solitario. Bonita esa copla y muy representativa. Pues sí, es cierto puede ser alguien que vive en un sitio con el que no se acaba de sentir identificado o afín.

JLin. Pues eso a mirarse toca, ya sea en un estanque, remanso de agua o espejo que seguro que descubrimos cosas maravillosas de nosotros mismos :-)