Páginas

28 de septiembre de 2010

Vorfreude. El placer de la espera


Existe una palabra en alemán sonora y gutural que descubrí y oí por primera vez este verano: Vorfreude. Lo más curioso de este idioma es que las palabras tienen significados en español de una frase entera y no solo de una palabra concreta. Así pues, Vorfreude significa capacidad de disfrute previo, la alegría previa que nos produce algo, es decir gozar del placer de la espera. Este es el concepto que intento aplicar a lo largo de los días para paliar mi innata impaciencia y poder llegar a domesticarla o al menos domarla.
El placer de la espera es lo que me ocurre los días previos a un largo viaje cuando leo todo lo que puedo del país que voy a visitar, preparo las rutas, las maletas, los vuelos, el hotel. Es esa mezcla de nerviosismo y placer imaginando lo que está por llegar. Mi mente focaliza la atención en ese estímulo externo, se generan expectativas que junto con la adrenalina activan circuitos de alerta en mi mente que solo vuelven al estado de reposo cuando finalmente sucede lo que esperaba. Trato de extrapolar esta sensación a mi vida diaria así por ejemplo me ocurre lo mismo cuando se anuncia que publicarán en breve un libro que esperaba leer hace tiempo, veo los carteles por todas las librerías con la fecha del lanzamiento y voy pasando los días deleitándome con el momento que podré ir a comprarlo y empezar a leerlo. Me ilusiono con el instante en que finalmente lo tendré en mis manos y me zambulliré en sus páginas.
Esta es la parte amable de la espera, la que sabemos a ciencia cierta que tendrá final feliz. La otra parte más amarga de la espera es cuando el final es incierto. Mezclar espera con incertidumbre da como resultado desasosiego, agonía, nerviosismo. Es la espera que vive el que no tiene trabajo y lo busca pero no lo encuentra, el que espera el resultado de un chequeo médico donde en el mismo momento de las pruebas ya le han dicho que aquello no estaba del todo claro, esa es la amarga espera a la que no se le ve el final, la que desespera. Pero hoy no nos ocupamos de estar amarga espera básicamente porque Vorfreude excluye de su significado todo concepto negativo y solo contempla la espera agradable y positiva como por ejemplo también me ocurre cuando espero un e-mail que tarda más de lo normal en llegar pero finalmente veo el nombre de esa persona en mi bandeja de entrada. No lo abro de inmediato, me espero, me tomo mi tiempo, practico Vorfreude porque sé que cuando finalmente lo abra y empiece a leer se terminará la espera, descubriré si está a la altura de lo imaginado o no,  justo en ese instante surgirá la alegría o la desilusión porque pasaré de esperar a vivir el momento. A veces es preferible deleitarse con la espera, aprender el arte de ser paciente porque cuando se desencadena el acontecimiento, para bien o para mal, ya no hay vuelta atrás y sólo nos queda vivir la vida.

Todo llega si uno simplemente espera
Benjamin Disraeli

14 comentarios:

Petrarca dijo...

No sé cuál será el correspondiente negativo de Vorfreude pero me parece que yo estoy mucho más abierto a él. Cuando es para mal la espera se me hace terrible, inexorable. Cuando es para bien depende. A veces la timidez me liquida los prolegómenos.

natsnoC dijo...

Hmmm... Iba a comentar algo, pero te haré esperar, para que disfrutes un poco más.

Amado Iniesta Sánchez dijo...

Muy bueno el comentario de natsnoC.
Gracias Layna por seguir el blog. Ya me gustaría poder ver todas las películas de las que informo en la página, además normalmente cuelgo esas entradas unos días antes del estreno en España, con lo cual en el momento de la publicación aún no he tenido la oportunidad de verlas.
Tienes un blog muy interesante, enhorabuena. Saludos.

Layna dijo...

Petrarca: Pienso que es mejor ver la vida en positivo, simplemente es más divertido y estimulante al menos para mi. La palabra prolegómenos no la conocía...se nota que siempre hablo en catalán y muuuchas palabras que nombraís en los blogs se me escapan pero me gusta mucho aprender cosas cada día y hoy ha sido prolegómeno. Uff con la palabra

nastsnoC: me haces morder las uñas de curiosidad por tu comentario pendiente!!! soy sumamente curiosa e impaciente... ya veo yo que me devuelves la intriga que el hace unos días te deje sobre mi ciudad... Bueno, esperaré, practicaré Vorfreude... ( que quiere decir natsnoC????)

Amado: gracias por escribir en mi blog!!! En cuanto a las películas, ya entiendo que no tienes tiempo de verlas todas pero alguna si! pues comentanos tu opinión de esas en concreto, de una de tanto en tanto. Gracias por el piropo a mi blog!!!

JLin™ dijo...

natsnoC como siempre agudo como un punzón :-) Yo por mi parte no te haré esperar, ya conocía el término (desde hace poco la verdad) y me pareció más que interesante, hay que saber gestionar la espera anque a veces cuesta... vaya si cuesta, y es que ya se sabe que el que espera desespera :-)

Layna dijo...

Cierto JLin, la espera desespera.Para que no desespere la espera, el truco está en saber si hay algo que esperar o no, avanzarse a los acontecimientos, saber si aquello puede o no puede ocurrir, jugar a las probabilidades y dejar de lado el azar. Gracias por no hacerme esperar tu comentario !!!

natsnoC dijo...

Jeje, Jlin, es que ha sido postear en chalaos y salir mi lado gamberro.

El caso es que me he puesto una trampa a mí mismo, ya que ahora tengo que hacer que la espera valga la pena.

En fin, Layna, reconozco que no me gusta demasiado esperar y por ello (a pesar de la bromita del comentario) no me gusta hacer que me esperen, prefiero llegar antes aunque tenga que esperar yo, aunque desde hace un tiempo causas de fuerza mayor (aunque tamaño pequeño) me hacen casi imposible llegar a tiempo a los sitios.

Interesante en cualquier caso lo de Vorfreude, que me permito complementar gramaticalmente, ya que al estilo alemán es una palabra compuesta de otras dos: Vor (antes) y Freude alegría.

Un abrazo

Layna dijo...

Buenas natsnoC,
Comentarte que la espera ha valido la pena y que lo importante es llegar tarde o temprano pero llegar. Si es tarde y te siguen esperando pues genial sino ellos se lo pierden. Seguro que la fuerza mayor de tamaño pequeño que nombras bien justifica la espera.

¿Sabes alemán o el google te soluciona muuuchas cosas? curioso que la palabra este compuesta de 2 palabras tan explicitas

Por último, no puedo con tu nombre!! no consigo recordar como se escribe y me lo tengo que copiar siempre... es como si estuviera escrito al revés... eso de tener la C mayúscula al final...me permito la libertad de girarlo mentalmente cada vez que lo escribo, al final te nombraré n....C y listos. Ya ha salido mi vena pragmática, perdona. Un saludo

natsnoC dijo...

Sé un pelín de alemán, lo justo para saber que era una palabra compuesta porque he visto más que empiezan por "vor", pero he tenido que consultar el significado de las palabras por separado. Por cierto que la traducción según el diccionario es "alegría anticipada".

Has dado en el clavo con lo de natsnoC.

Layna dijo...

nastnoC:
Lo del nombre fue pura intuición...pero ahora, sin lugar a dudas, me será fácil recordarlo...

...solo una mujer. dijo...

Palabra interesante, aunque creo que difícil de recordar para mí. Me quedo con el concepto, que en definitiva, es lo que importa.
Creo que esa espera previa se puede traducir en el "deseo" de que eso que esperamos llegue. Y desde hace mucho, tengo claro que es en sí el deseo el que nos produce mayor satisfación, más emoción; una vez conseguido el "objeto del deseo", muchas veces se pierde el interés. Esperar algo sin fecha de caducidad sí que puede provocar mucha ansiedad, aunque eso confiere en muchos casos "emoción" a la vida...

Un abrazo!

Layna dijo...

Saber esperar, tener paciencia, alimentarse de la emoción que se sentirá cuando realmente lleve "ese momento deseado".. a veces nos creamos falsas expectativas y entonces todo se traduce en fustración pero sin lugar a dudas no podemos perder el entusiamo, la ilusión que se encuentra en la espera deseada. Un abrazo

El Tirador Solitario dijo...

Me encanta el Vorfruede, y lo he descubierto gracias al Oasis, como me gusta llamarlo. Yo no sabía que el destino me tenía deparado dar con este enclave tan estupendo....

Layna dijo...

Tirador Solitario. Me alegra que te guste esta curiosa palabra alemana. Al destino se le debe dejar fluir y nosotros con él.