Páginas

22 de noviembre de 2012

Ohhhhh!!!!!



 ¿Qué prefieres el ohhhhhh que sorpresa!!! o todo lo que hay antes del ohhhhhh? Me encantan las sorpresas, me alegran, pienso que son una muestra de cariño hacía mi persona sea del nivel que sea. Pero una sorpresa dura un minuto, dos, cinco, luego se acaba, se desvanece y queda solo un recuerdo muy agradable al que recurrir en algún momento de un futuro próximo. ¿Pero que me dices del proceso? ¿De todo lo que hay antes del ohhhhh? Yo prefiero una y mil veces el antes al ohhhhhh.

Haciendo un símil. Supongamos que tú fueras un futuro padre, ¿qué prefieres? ¿El ohhhhh que saldría de tu boca cuando llegarás al hospital después de un largo viaje de 9 meses a Australia justo el día que naciera tu hijo y  la comadrona te mostrara el bebé todo limpio, con olor a colonia, vestido en tonos pastel y envuelto en un arrumaco super dulce o acompañar a la madre en el proceso;  ir al ginecólogo a ver las ecografías, ver crecer su barriga, notar que se mueve, estar en las horas antes del nacimiento y a ser posible entrar en el parto y ver al bebé tal cual llega al mundo con olor a vida?

Pues esa es la gran diferencia entre un ohhhhh  lleno de sorpresa y todo lo que hay antes de un ohhhhh. Esa es la diferencia entre ohhhhh que proyecto tan bonito, que producto tan acertado y todo lo que hay antes de ese ohhhhh efusivo;  las horas compartidas, ver un prototipo, redactar, rectificar, adaptarse al mercado, compartir una idea y verla crecer hasta el día que esa idea se convierta en algo tangible hasta conseguir llegar a nacer.


7 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Es como preparar la noche de Reyes para los niños, como lo disfrutas adivinando cuál será su reacción si eres padre y recordar los nervios de cuando eras un niño.

natsnoC dijo...

Muy buenas, Layna.

Como persona que se ilusiona preparando sorpresas, la respuesta es clara. Es más, yo soy bastante difícil de sorprender (algo que me consta desespera a algunos), pero me ilusiono enseguida ante los preparativos de cualquier tipo de sorpresa.

En el trabajo es otra cosa, ya que el producto no es sorpresa. Me produce la misma satisfacción la planificación, el desarrollo y la culminación de un trabajo (bien hecho), pero el sentimiento dista mucho del otro que comento de las sorpresas, el de hacer felices a otros.

maslama dijo...

te entiendo perfectamente, ahora ando enredada en un proyecto que está siendo como un embarazo, y confío en disfrutar inmensamente ese ohhhh! final, a la manera que tan bien has explicado

besos,

Layna dijo...

Cahiers. Pues se acerca, se acerca de nuevo un 5 de enero.... Gracias por ser un incondional de mi blog :-) Un abrazo

natsnoC. "Sorpresa" es hacer felices a otros? ahhh, bueno, yo no lo veía así. Sorpresa es Sorprender, es recibir algo inesperado, no tiene porque hacer feliz, no? Tú hablas de Sorprender como muestra de cariño o amor....
En el caso laboral, yo prefiero participar en los preparativos, en la puesta en escena, en el antes de un gran anuncio, o muestra de producto. Esos preparativos, a través de un buen equipo, pueden llegar a ser geniales. Un abrazo

maslama. Pues yo espero lo mismo!!! que al final llegue ese ohhhh pero sobretodo "goza" del antes, de los preparativos porque en definitiva la vida son esos preparativos, ese camino antes de llegar a la cima. Un abrazo

cirugia plastica de abdomen dijo...

Pues yo prefiero todo el combo, todo el proceso para llegar al ohhhh, no valdria de nada si al presentarlo no hay ohhh,... vale? muy bueno el sitio saludos

Sara J. Trigueros dijo...

Centrarse en el proceso y no en el resultado tiene algo muy bueno: si el resultado se ve truncado por cualquier circunstancia (y no hay oh, siempre nos queda el proceso, lo aprendido, vivido y disfrutado por el camino, que es imborrable y a prueba de balas.

juan andrés estrelles dijo...

Hola Layna solo quería desearte un feliz año a ti y a los tuyos. Un besazo.