Páginas

4 de marzo de 2013

De la Fantasía a la Realidad


    "La fantasia vuelta imaginacion y la imaginacion, realidad."
 
 
Celebro que natsnoC haya tenido la gran iniciativa de promover la Segunda Semana Temática y esta vez centrada en la Fantasía.

Mi primera duda surgió al intentar diferenciar el significado de la palabra Fantasía de la palabra Imaginación. Pretendía marcar una fina línea que chivara a mi mente donde está ubicada la Fantasía y donde la Imaginación dentro de mi cerebro.

Después de debatir sobre el tema con un gran entendido en todos estos menesteres, concluimos que Fantasía se ciñe al mundo de lo irreal mientras que Imaginación evoca tanto mundo reales como irreales.

Partiendo de esta premisa, yo diría que la Fantasía en una parte de un todo llamado Imaginación.
La imaginación es la que nos permite evocar, soñar, desear, recordar, visualizar en el término más amplio de la palabra mientras que Fantasear es más cosa de mundos irreales e improbables.

La mente humana se nutre de Imaginación y Fantasía a diario. Tanto da si la vida es agradable o no, si se vive un buen momento o uno de no tan bueno. La Fantasía aparece sutilmente y nos ayuda a evadirnos de la realidad, a vivir vidas paralelas fantásticas y maravillosas donde todo es posible dentro de lo imposible. A base de Fantasear mundos intangibles la mente humana se acostumbra tanto a ellos que los acaba ciñendo al mundo de lo posible, siendo entonces la Imaginación la que elimina el término irreal e imposible de la ecuación y centra la mente en el sueño real y tangible. Pasar de la imaginación a la realidad es solo cuestión de firme decisión.

Feliz Semana de la Fantasía a todos!!!

10 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Sin imaginación y fantasía probablemente estaríamos preguntándonos, aún en alguna caverna, cómo demonios podríamos crear fuego.

juan andrés estrelles dijo...

Un tema tremendamente interesante de esos a los que se acaba dando muchas vueltas. Tú análisis como siempre es impecable. Pero estoy con Pepe no desligemos lo uno de lo otro. La imaginación nos permite fantasear y viceversa. Cuando abrimos esa puerta cualquier cosa puede pasar.

Blog A dijo...

Hay palabras que están en nuestra vida y existen en nuestro vocabulario que las usamos por inercia, a veces más que un significado es una sensación, pero lo has aclarado estupendamente.
Un abrazo.

Clementine dijo...

Hola, Layna. Yo suelo incluir en el mismo saco a la imaginación y a la fantasía, ambas son tremendamente creativas aunque bien cierto es que suponen cosas bien distintas, que para algo llevan distinto nombre. Pero a mí las dos me sirven, y mucho, para poder vivir mejor en la realidad que me ha tocado vivir, por eso ambas me resultan imprescindibles en mi "real" día a día. Un beso.

natsnoC dijo...

Yo creo que la imaginación es pensar en posibilidades más o menos plausibles y la fantasía llega más lejos, pero no hay una línea divisoria clara. De hecho yo creo que la imaginación podría ser un subconjunto incluido en la fantasía.

En cualquier caso me haces pensar de nuevo. Gracias por apuntarte, Layna, un gran detalle. :)

JLin dijo...

Yo coincido contigo, Fantasía e Imaginación son parecidas pero distintas. Y como ya ha comentado alguien por aquí sin la una o la otra no seríamos lo que somos, es más, la capacidad de imaginar mundos y realidades fantásticas creo que es de las pocas cosas que son exclusivas del ser humano.

A-B-C dijo...

Me ha encantado este post y cómo has relacionado delicadamente ambos términos tan necesarios en el mundo en que vivimos.
Besotes

Maeglin dijo...

A la fantasía le persigue como un sabueso tenaz la leyenda de ser mero medio de evasión. A mí me gusta mucho más como motor de inspiración. No esquiva nubes meramente si no que muchas veces en la vida puede ser constructora de buenas cosas en el día a día.

El Tirador Solitario dijo...

Me ha encantado tu entrada, amiga mía!! Y como han dicho por ahí...la fantasía, la imaginación...cambió, transformó el mundo, la historia...y a nosotros mismos!!

maslama dijo...

interesante visión. Te diría que cuando los límites entre realidad y fantasía se desdibujan, cae una barrera (una defensa) por la que fácilmente penetran los monstruos. Una cosa es soñar, y otra no saber si se está dormido o despierto

besos,