Páginas

20 de diciembre de 2010

El Fumera

 

El Fumera es un personaje  fantástico e imaginario que he conocido hace poco tiempo. Es aquel duendecillo pequeñito, saltarín cuya misión es vigilar a los niños y anotar en una libreta cada vez que los niños se portan mal y  pasar el parte a los reyes magos porque en función de eso tendrán regalos o no la noche de reyes.
En mi época eran directamente los reyes quienes se encargaban de vigilar si me portaba bien o no y miraba los tejados intentando deslumbrar si los veía o no mirándome. Ahora es el Fumera según la señorita del cole de los niños, ahora sus majestades tienen este ayudante particular que les hacen su trabajo más liviano.
A mi hija pequeña le obsesiona pensar que alguien le está mirando todo el rato, que alguien diminuto es capaz de colocarse detrás de ella y mirar  si hace las cosas bien o mal. Le surgió de repente el miedo a la oscuridad, a dormirse,  a estar sola jugando y me contó que el Fumera le daba miedo, que lo veía malo, terriblemente malo. Por mucho que le explicaba que era un ser mágico, alegre y bueno no conseguí quitarle el miedo del cuerpo.
Al fin cansada de sus pesadillas constantes a media noche y de sus miedos, corte por lo sano la plantifiqué delante de Internet, busqué en Google una imagen del Fumera y se lo presenté. Lo vio, sonrió y me dijo que tenía razón que era bueno y alegre. Dejó de tener miedo. Dejó de tener pesadillas… simplemente mirando de frente al miedo consiguió dejar de sentir miedo.
Yo acostumbro a hacer lo mismo en mi vida, miro el miedo de frente y , de momento,  se va.

2 comentarios:

JLin™ dijo...

Pobreta tu hija, pero claro, si se lo venden com alguien que la vigila acechante... pues normal. En mi época eran los pajes de los reyes los que te echaban un ojo o si no los propios reyes, que para eso eran magos digo yo. Lo del Fumera este no me convence en absoluto.

Clementine dijo...

A mí tampoco me convence el tal Fumera. Donde estén los Reyes Magos de toda la vida... Eran mucho más campechanos, como el Papá Noél de fuera de nuestras fronteras.