Páginas

8 de diciembre de 2010

Adicción al futuro



Vivimos los días haciendo planes “para mañana” o “para la semana que viene” o “para cuando esta situación cambie”. Nos refugiamos en un futuro que nunca acaba de llegar. Es como si nos creyéramos inmortales y tuviéramos la capacidad de hacer planes compulsivamente y eternamente, como si el futuro fuera el único aliciente para continuar en el presente. Pero curiosamente día tras día solo tenemos eso, presente. Un presente que se nos escapa por estar persiguiendo lo que aún no está aquí. La vida es una sucesión de incertidumbres, de inseguridades, solo si somos capaces de aceptar eso podremos vivir tranquilos y felices.
Pero ¿Cómo se hace esto? ¿Cómo consigue uno vivir en el presente y no dejarse arrastrar hacía el futuro? Lo plantean fácil, dicen que a través del cuerpo, a través de los sentidos, de las sensaciones porque esas sensaciones ocurren en el presente. Vivir la situación desde el cuerpo, vivir la conversación, la comida, la discusión… tener atención plena repetida en actos cotidianos (comer, oler, tocar)  y decirnos cada día “solo por hoy”… “solo por hoy” vivo plenamente, “solo por hoy” no me escapo al futuro, “solo por hoy” noto como entra el aire en mi nariz , “solo por hoy” soy consciente del momento presente... y así  poco a poco conseguiremos casi sin esfuerzo vivir cada instante que en definitiva es lo único que nos pertenece.

6 comentarios:

JLin™ dijo...

Fácil no es desde luego, y por supuesto que es mucho más simple decirlo que ponerlo en práctica; me quedo con la recomendación de Thich Nhat Hanh de que para vivir el momento presente, el único que realmente vivimos, hay que practicar la atención consciente, empezando por algo tan sencillo como respirar, algo que todos hacemos a todas horas. Ser consciente de las pequeñas cosas que nos rodean, sonidos, aromas, sensaciones, sentimientos, conversaciones etc es imprescindible para vivir ese momento, el momento y sobre todo, controlar al mono saltarín que es nuestra mente, que en cuanto nos descuidamos se ha marchado hacia adelante (futuro) o hacia atrás (pasado) impidiéndonos vivir el presente.

Clementine dijo...

Es lo que tenemos los humanos. Estamos siempre en el presente, pero vivimos por el pasado y para el futuro.
Hay que hacerse adicto a disfrutar de la vida, según viene, lo mejor posible. Y desenmarañándola también, si hace falta, que a veces se presenta con muchos nudos.

natsnoC dijo...

En cierto modo, el presente existe gracias a lo que ha pasado en el pasado, y quizás a los planes de futuro que hicimos entonces... porque si hace media hora no hubiera decidido irme a tomar una cerveza, ¿cómo la estaría disfrutando ahora?

El presente no existe a no ser que amplíes tu concepto de presente, porque ¿qué es el presente? ¿El minuto actual? ¿Hoy? ¿Esta semana? ¿Es mañana el futuro o lo es dentro de cinco minutos cuando me acabe la cerveza y me pida otra o pida la cuenta?

En realidad, en el momento que haces algo ya es el pasado y desde el momento que decides hacer algo ya estás pensando en el futuro, y es lo más natural.

JLin™ dijo...

Eso es muy cierto natsnoC y yo no quería decir otra cosa, evidentemente el presente es la cosecuencia del pasado y las decisiones que tomamos en él, y no podemos tampoco obviar que el futuro será presente antes o después por lo que no podemos dejar de pensar en ello, pero el único momento en el que podemos influir de veras es en el presente. Me gusta esta "discusión" mas, mas, mas :-)

Clementine dijo...

Pero tampoco podemos estar siempre pendientes de si estamos en el presente ya-pasado o en el presente ya-futuro, que en definitiva es eso porque quietos no nos vamos a quedar nunca.
Sólo esto le faltaba a mi cabeza, que la tengo acostumbrada ya a dar vueltas como una noria pensando en cómo hacer mejor el futuro para que sea el mejor pasado.
Yo, ahora, por ejemplo, me voy a tomar un café, futuro, que dentro de nada ya será pasado.
A vuestra salud... presente.

Layna dijo...

Que fantástico que tengáis distinto puntos de mira del mismo tema!!! Yo me inclino más a la manera de ver las cosas de JLin. Pienso que el presente es el único momento que existe y que el presente es simplemente "ahora mismo". Es decir, cuando NastnoC o Clementine toman una cerveza o un café, es ese momento, el momento que sientes a través de los sentidos la espuma de la cerveza o el aroma del café, es ser consciente de que " lo estamos haciendo". Pensar en eso y solo en eso y no dejar que la mente se vaya a " hacer la lista de cosas pendientes del día" o a "la discusión de ayer con no se quien". Vivir el presente es hacer lo que se decida hacer de manera consciente. Evidentemente que se deben hacer planes y pensar en ayer pero no siempre porque sino el “ahora” se nos escapa de las manos. Es la sutil diferencia entre ver la vida pasar y vivir la vida conscientemente. Bueno, ese es mi humilde punto de vista!