Páginas

10 de noviembre de 2010

Eustrés/ Distrés. Una vida con orden.


El estrés es la reacción que nos sirve a los seres vivos para adaptarnos a los cambios. Cuando sentimos que un acontecimiento exige de nosotros un sobreesfuerzo, ponemos en marcha una serie de mecanismos bioquímicos que nos ayudan a obtener la energía que necesitamos para afrontarlo (el hipotálamo alerta al sistema nervios autónomo y  activa la hipófisis y la tiroides,  las cuales nos hacen segregar adrenalina y noradrenalina, que nos preparan para enfrentarnos a la situación)
Existen dos tipos de estrés, el estrés positivo  y el estrés negativo.
En cuanto al positivo o eustrés  es el que surge cuando focalizamos todas nuestras energías mentales en conseguir llevar a buen puerto una difícil tarea que nos hemos propuesto, funcionamos de manera estructurada para conseguir nuestra meta.
En el estrés negativo o distrés la sensación es de sentirnos desbordados o desmotivados. Aparece un desasosiego que puede tener varias causas: sentir que no estamos preparados, vivir en sobreesfuerzo continuamente, notar que nos faltan los recursos (tiempo, dinero..). Con este tipo de malestar el riesgo de desestructura vital es muy grande. Con el distrés se tiende al caos y con este aumenta la sensación negativa. En ese punto es imprescindible salir del círculo vicioso, organizar nuestra vida es una buena manera de romper ese círculo. 
Organizar la vida, recuperar el control de nuestro cronograma vital y disminuir el estrés negativo se puede conseguir con este Decálogo.
  1. Tener objetivos claros. Saber donde queremos ir. Como decía Schopenhauer “ningún viento favorece a quien no sabe adónde va”
  2. Utilizar una agenda. Un organizador del tiempo donde volcar todos los datos mentales de horas, días, citas.
  3. Planificar. Como dice el adagio “ Si fallas al planificar, estás planificando fallar”
  4. Pasos pequeños. Adquirir el hábito mental de dividir las tareas en pasos más pequeños
  5. Premiarse. Nos olvidamos de premiarnos cuando conseguimos algo de lo propuesto y es algo que debemos hacer a diario
  6. Sin culpa. Debemos substituir culpabilidad por responsabilidad. La culpa es un sentimiento que nos impide adaptarnos mientras que la responsabilidad nos ayuda a recuperar las riendas de nuestra vida.
  7. Autoinstrucciones. El modo que nos hablamos a nosotros mismos es decisivo a la hora de organizarnos y motivarnos. Centrarnos en lo positivo.
  8. Concentración. Entrenar la mente en técnicas de concentración. Focalizar . Centrarse en el aquí y el ahora
  9. Evaluación. Mirar donde estamos, el camino recorrido y hacia donde vamos.
  10. Saber decir no.  Reforzar la asertividad, ser capaz de decir no sin sentirse culpable y negociar con los demás nuestro tiempo.
Si somos capaces de de organizar nuestro tiempo, de llevar un vida con orden, podremos hacer frente al estrés negativo y evitar acabar desbordados por las circunstancias  retomando así el control de nuestra vida.

5 comentarios:

Clementine dijo...

Pues me parece un Decálogo muy útil para estos tiempos que corremos (todos muy deprisa).
Yo llevo una temporada sufriendo más del distrés que del eustrés por una larga situación familiar que afortunadamente cambiará a primeros del año que viene. Y lo que sí he hecho en todo este tiempo es lo de apuntar en una agenda todo lo que tengo que hacer cada día e irlo organizando coherentemente, y lo de marcarme pequeños objetivos que voy cumpliendo poco a poco. En esto me ayuda que soy muy práctica, muy cerebral y tengo mucho tesón. Pero el mérito no es sólo mío, es que mi signo del zodíaco es Virgo. Y nosotros somos así.
Me encanta la frase de Schopenhauer que has puesto. Qué razón tiene.
Saludos muy relajantes.

Layna dijo...

Clementine, me encanta leerte por mi blog, coincido en muchas cosas contigo y mira por donde es que las dos somos Virgo! si, ciertamente somos prácticas, cerebrales, lógicas y con tesón hasta el infinito! Cosas que vienen muy bien en momentos de distrés. Espero que pase pronto el oleaje y mientras eso ocurre no te olvides de mirar el sol y sonreír.
Un beso lleno de energía

JLin™ dijo...

No sabía que había estrés positivo pero es bueno saberlo, me desestresa :-)
Interesantísimo decálogo vital que, con estrés o sin él, deberíamos intentar aplicar.
Coincido con Clementine en que me encanta la rase de Schopenhauer.

Clementine dijo...

Layna, es verdad que compartimos signo, lo leí en su momento en tu perfil. Y descuida, que yo no dejo nunca de mirar el sol. Soy también bastante positiva y utilizo mis blogs como antidepresivo, porque me encanta escribir y me desestresa un montón. Y recargo pilas.
Otro beso para ti. Y para JLin, con el que también coincido bastante.

JLin™ dijo...

Gracias por el beso Clementine, ya que estamos me permito enviaros uno a las dos :-) para que no se diga. :-)