Páginas

23 de noviembre de 2010

Etiqueta inteligente

Hace unos días fui a una conferencia sobre Ideas Innovadoras en las Empresas. Hablaron de un concepto que desconocía que es la Etiqueta inteligente. Explicaron un ejemplo. Cuando entro en una tienda tipo Zara y cojo un pantalón en concreto, por el simple echo de cogerlo se activa la tarjeta adherida al pantalón (donde están los códigos de barras) y detecta si me los pruebo o no, si los compro o no. Se realiza un seguimiento de la prenda de principio a fin sabiendo exactamente que prendas son las más atractivas o llaman más la atención, cuales una vez probadas son compradas o no. Con un análisis exhaustivo de todo el proceso, consiguen diseñar y crear el pantalón ideal, el que según ellos existe en mi mente pero que ni yo misma sé como es. Plasman mis deseos inconscientes en forma de pantalón en un tiempo record de 1 semana y así, cuando vuelva a pasear por la tienda tipo Zara, entraré, miraré y veré un pantalón como el que yo deseaba hace unos días  y lo encontré, será del color que yo quería, bajo o alto de cintura, ancho o estrecho, todo según mi deseo inconsciente y del precio que yo estoy dispuesta a pagar por esa prenda. Me lo servirán en bandeja y solo mi criterio final podrá decidir si lo compro o no pero su trabajo (plasmar mi sueño en forma de pantalón) lo habrán conseguido perfectamente.
Y es que ahora, el genio de la lámpara mágica habita en una Etiqueta inteligente… a ver si la Etiqueta inteligente me consigue tres deseos que no sean pantalones!!! Todo es cuestión de desear ….

6 comentarios:

Petrarca dijo...

Es interesante aunque más o menos es lo que se hace con la tele (un seguimiento cada vez más exhaustivo y al segundo) y yo diría que el resultado no está siendo demasiado bueno. El gusto mayoritario casi siempre se impone al gusto ideal... Y muy rara vez uno y otro coinciden.

Maeglin dijo...

Hombre, podemos aceptarle que el origen es bienintencionado pero a mí personalmente me produce desazón y desconfianza estar tan medido en mis afectos y mis renuncias. Aunque que sea a nivel de unos pantalones.

Clementine dijo...

A mí también me abruman un poco estas medidas tan inteligentes. Siempre te gusta pensar que no estamos tan controlados en esta vida como nos imaginamos... Que al final va a ser que sí.

...solo una mujer. dijo...

¿Y porqué le llaman etiqueta inteligente?? No es la etiqueta por sí sola la que piensa, valora, sopesa, comprueba, mide y compara sino la mente de quien crea el sistema. Si esa etiqueta ya existe.... ¿dónde dejaron mis preferencias?? no las encuentro por ningún lado.

Un abrazo, sin inteligencia pero sí con afecto!!

Layna dijo...

Personalmente el sistema de la etiqueta inteligente encuentro que es "una cosa más" que nos controla. Desde el punto de vista del marketing es un gran avance, se puede concretar más el target de la población al que va dirigido un producto y satisfacer las necesidades palpables. Desde el punto de vista de "persona analizada" no me gusta ser analizada ni aún para tener un pantalón que solo imaginaba, es como dejar de ser libre porque hay un montón de ojos en todas partes que nos están mirando. Avanzamos pero a costa de ser más todos iguales, más masa y menos individuo

natsnoC dijo...

Seguramente el sistema es muchísimo más simple y se limita a medir el tiempo que tarda un producto en venderse desde que se activa la etiqueta, para identificar los más populares.

Es posible y probable que haya un arco magnético a la entrada de los probadores que registra los productos que entran, pero lo demás es simple análisis de datos, la etiqueta en sí no ayuda más que a recoger mucha estadística para hacer más fiables esos análisis.