Páginas

21 de abril de 2012

Sentir la necesidad de un cambio vital




De un tiempo a esta parte tengo la sensación de vivir esquivando bombas que caen del cielo sin saber bien de dónde salen. No hay, como en las películas,  sirenas que avisen para irme corriendo a un refugio subterráneo o el ruido de los aviones al pasar a ras del cielo que me alerten de lo que está a punto de acontecer. Solo caen las bombas cerca, cada vez más cerca y noto su honda expansiva.
¿Sé puede crear en medio de una guerra? ¿Se puede tener la sensación de avanzar en medio de un bombardeo? Creo que no, que lo único que hacen las personas que han vivido una guerra física es sobrevivir, protegerse y estar alerta pero avanzar más bien poco.

En medio de esta sensación, ayer 20 de abril,  leo una entrevista en La Contra de La Vanguardia a Omrael Norbert Muigg, sacerdote maya, que me recuerda algo que había olvidado ( a pesar de haber escrito un post sobre el tema hace pocos meses ) , que estamos en el año del gran cambio. Comenta que el 21 de diciembre de 2012  termina un gran ciclo de 5.200 años y comienza otro. Se acaba un mundo para dar paso a otro. Quiebra la estructura económica actual para dar paso a un ciclo del corazón donde la humanidad caminará unida de la mano. A partir de ese día se aceleraran las cosas, surgirá algo luminoso, sobrevendrá la armonía global, el paraíso en este mundo. Todo eso pasará en algún momento del próximo ciclo de 5.200 años!!! ( A saber si será en el 2013 o en el 7.000…. )
Cuenta que hace 20 años sintió la necesidad de un cambio vital  y que se fue de su tierra natal en el Tirol a Guatemala (junto a su esposa y sus 3 hijos) aceptando una oferta de trabajo como profesor y que desde entonces todo en su vida ha ido a mejor gracias a conocer a un anciano chamán, Alejandro Cirilo Pérez, quién  nada más verlo le dijo: "Te conozco, ¡ya era hora de que volvieras!".

Leo esta entrevista y pienso que igual toda esa necesidad de cambio vital que siento cada vez más fuerte en mi interior tiene que ver con el fin de “la cuenta larga”, el fin del 2012 . Pienso que tal vez por ese motivo noto esa especie de convulsión interna que no cesa. Igual solo se trata de esperar que llegue el 21 de diciembre del vigente año y todo mejorará de hoy para mañana… Igual he dado por pura casualidad con el “porqué” de la esta necesidad mía de un cambio vital y ahora sólo me queda por descubrir  “cómo” afrontarlo. Conseguir aplacar mi mente y volver a tener la sensación de fluir con la vida. 
Omrael apunta que debemos equilibrarnos con el cosmos, reconectar con la naturaleza, ser flexibles, ver lo invisible como la mayoría de los niños hacen...