Páginas

14 de febrero de 2012

El muro



Abre la ventana y se encuentra con un muro de piedra. Vistas a ninguna parte. Alguien ha construido ese muro delante de su ventana, ayer no estaba ahí. Debe derribarlo. Le faltan los medios aunque le sobran las ganas. Cansada de intentar eliminarlo sin conseguirlo, acaba por no abrir la ventana cada mañana al despertar. Es una sensación claustrofóbica. Las paredes parecen muros que no le dejan ver más allá. Vive encerrada en un cubo del tamaño de un ascensor. Le empieza a faltar el aire. Cambia de estrategia. Deja de dar golpes para eliminar lo imposible. Empieza a abrir brechas en un lateral con la punta de un lápiz de color rojo pasión. Entra un poco de sol, entra un poco de aire, comprueba que la vida sigue al otro lado. Empieza a creer que es posible. Depende de ella. Cada mañana hace un poco más grande la brecha del lateral derecho. Algún día se caerá ese muro y ella estará ahí para verlo.

10 comentarios:

Petrarca dijo...

No sé si has visto la película El hombre de al lado. Su argumento es justamente el inverso: donde había un muro un día cualquiera aparece una ventanita y los de la casa de enfrente empiezan a preocuparse por los intrusos que, de repente, acaban de aparecer en sus vidas. Tal vez para cambiarlas.

natsnoC dijo...

Aquí lo que pasa es que hay que evitar que el muro se convierta en obsesión. Igual algo de esto

Para sótanos, pisos enfrente de una fábrica... y ventanas con muros :)

ÁFRICA dijo...

Me imagino que hablas de sentimientos, y eso es un poco mas complicado , pero poco a poco se consigue.
un beso.

PEPE CAHIERS dijo...

Me recuerda un poco a aquel miedo a la libertad del que hablaba Fromm y a esos pájaros enjaulados que no se atreven a escapar.

María Beatriz dijo...

De a poco y con paciencia todo es posible.

Besos

Layna dijo...

Petrarca. No he visto esa película de la que hablas. Curioso el argumento. El cambio muchas veces lleva implícito el miedo a lo desconocido.

natsnoC. Tal vez es cierto que uno tiende a obsesionarse, que nos creamos barreras mentales donde no tendrían que estar. He sonreido un montón con tu sugerencia. Lo que no se te ocurra a ti!

África. No son sentimientos encerrados. Son más bien estados de ánimo que nos invaden en momentos puntuales. Besos

Cahiers. No es miedo a la libertad. Si tuviera que hacer un símil serían los obstáculos o problemas que nos dificultan el camino, que nos impiden sentirnos dueños de nuestro destino, que no nos dejan notar la libertad. Algo de obsesión aparece como ha dicho natsnoC porque a veces tendemos a centrarnos solo en el obstáculo,el muro y perdemos la perspectiva.

María Beatriz. ¿La paciencia todo lo puede? Pues no sé yo...a veces es necesario aunar otras virtudes. Besos

Cris Ham dijo...

Lo más difícil es no rendirse y hacer cada día un poquito más de esfuerzo.

Sory Escudero dijo...

Abrir paqueñas brechas, destapar silencios...
Me encanta la idea de elegir paisajes para nuestra ventanas,natsnoC.
Fuera muros, fuera color gris...

Besos

Samotracia dijo...

¡¡Y mientras cae el muro lo pudes pintar de bellos colores!! :D

Mr. Dupin dijo...

Trabajo de hormiga, no nos olvidemos que paso a paso se anda por el camino, y el camino sigue y sigue...